Un hombre de 93 años inventa un soporte para ayudar a los mayores a vestirse. – Solidaridad Intergeneracional
42608
post-template-default,single,single-post,postid-42608,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

Un hombre de 93 años inventa un soporte para ayudar a los mayores a vestirse.

Un hombre de 93 años inventa un soporte para ayudar a los mayores a vestirse.

Está pensado especialmente para personas con movilidad reducida.

María Bonillo

Enlace noticia original

José María Almira Romero tiene 93 años y ya suma dos invenciones: la primera, muy conocida ya, es el “pincho de la sombrilla”, que ideó hace tres décadas para que las sombrillas no se volasen en la playa; el segundo lo ha ideado a sus 93 años y está dirigido especialmente a las personas con movilidad reducida, para facilitarles el proceso de ponerse la ropa sin tener que agacharse.

En concreto, se trata de un soporte de ayuda para la puesta de pañales, ropa interior y/o pantalones sin necesidad de agacharse, una tarea que se vuelve más complicada con el paso de los años. De esta forma, “las personas que lo requieran, pueden satisfacer una necesidad básica y tan personal de forma autónoma“, explican desde El soporte de mi abuelo, siempre “velando por la intimidad que todos necesitamos a lo largo de nuestra vida”.

El objetivo, según indican, es “que aquellas personas que sufran las consecuencias del paso de los años o la pérdida de movilidad puedan mejorar su calidad de vida, preservando su intimidad e independencia a la hora de vestirse”.

“El soporte de mi abuelo”

Según explican desde la página web, este nuevo invento se creó a raíz de una necesidad, que surgió después de una caída de la mujer de José María, que le impidió agacharse y la dejó necesitada de ayuda externa para vestirse.

Para la creación de su segundo producto, José María utilizó el aluminio como principal material para asegurar que fuese resistente. Se trata de “un producto sencillo, funcional, sin extravagancias ni decoros innecesarios para su utilización que aumenten el coste de producción y por tanto, el precio de venta. Es manejable y nada aparatoso, y todo esto, al precio más barato”, así lo definen. “Porque el fin último del proyecto es que sea accesible a todos los bolsillos y que todo el que sufra de la necesidad que se pretende subsanar, pueda permitírselo”.

Su utilización es sencilla, tal y como explican en la guía de utilización del soporte: “En primer lugar, cogemos la varilla por el mango y, mediante movimientos circulares, la introducimos a la base del soporte. A continuación, se colocará la ropa interior/pañal/pantalón en los extremos del soporte, quedando sujeta por los cuatro belcros para que no se resbale. Seguidamente, apoyaremos el soporte en el suelo con la prenda ya sujeta e introduciremos los pies en las aberturas del pañal/ropa interior y/o pantalón.  Acto seguido, subimos el soporte hasta una altura superior a las rodillas, donde nos resulte cómo alcanzar la prenda con las manos. Para finalizar, desengancharemos la prenda del soporte y, con movimientos sutiles de colocación, tendremos la prenda en su lugar sin necesidad de agacharnos en ningún momento”.

Desde “El soporte de mi abuelo” indican que es “un orgullo para nosotros formar parte de este gran proyecto que tantas vidas puede facilitar, aportando intimidad y autonomía a los que más nos necesitan… ¡Los que siempre nos han cuidado! Es un camino difícil, pero afrontamos esta aventura con infinitas ganas e ilusión”.



Pin It on Pinterest

Share This