Mercedes Hernández: "Hay una parte de la salud que no se da con pastillas" – Solidaridad Intergeneracional
24737
post-template-default,single,single-post,postid-24737,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

Mercedes Hernández: “Hay una parte de la salud que no se da con pastillas”

Mercedes Hernández: “Hay una parte de la salud que no se da con pastillas”

Es la coordinadora de “Salubrízate”, un programa pionero de envejecimiento activo.

BRAIS IGLESIAS

Esta médico familiar y comunitaria es una de las impulsoras de Salubrízate, junto a Celsa Perdiz, Néstor Sánchez y Rosa María Bravo, médico de familia, trabajadora social, y residente de medicina familiar e comunitaria y enfermera, respectivamente.

¿Qué resumen puede hacer tras las primeras nueve sesiones? ¿Qué planes hay?

Los participantes se han empoderado en salud y, después del verano, volverán las intervenciones periódicas con este grupo. Pero iniciaremos sesiones también con otra treintena de personas. La puesta en marcha ha sido un éxito.

¿Qué es “Salubrízate”?

Es darle la vuelta a todo. Es salir de las consultas y no hablar necesariamente de salud. Salir con los pacientes a la calle, fuera de las consultas. La iniciativa, aunque cuenta con médicos y enfermeros, va más allá de la salud física, da peso a los valores sociales.

¿Se siente excluida la gente mayor en la ciudad?

A veces solo se habla de ellos como jubilados, y gente mayor que está ahí. Pero tienen mucho que aportar y no está escrito en ningún sitio que se pueda dejar de aprender a su edad.

¿Les ve satisfechos?

Es una satisfacción. Los que lo hacemos somos voluntarios e hicimos las sesiones fuera de nuestro horario laborar. Trabajo por la tarde, y los días que tenía “Salubrízate” venía a trabajar con una sonrisa tremenda. Al principio ni nos conocíamos unos a los otros, y ahora salimos a las calles juntos, se habla de salud, se hacen críticas, y se habla de la vida en general, o de cómo mejorar la ciudad. Es enriquecedor.

Pero la consulta sigue siendo importante, ¿no?

La consulta sigue existiendo, claro. Pero hay una parte de la salud que no se da con pastillas ni explorando a los pacientes. Está en recuperar valores y volver a ser lo que uno ha sido. Muchas personas mayores se han jubilado, han dejado el día a día de las empresas y caen en la monotonía. Y no tiene por qué ser así, no tienen por qué estar excluidos. Todo lo que sabían no tienen por qué dejar de saberlo. Los mayores tienen mucho que aportar.

Los 30 pacientes que participaron, ¿cómo salen de mejorados?

Es un ejército que puede ir criticando lo que nos rodea, son y somos, todos, un potencial y lo vamos a ser mucho más. Más formación nos hace más empoderados, más críticos y con más salud. Hicimos paseos por el casco histórico, charlas sobre el poder de la mujer, analizamos el urbanismo… Salud puede ser hablar con un vecino. Hay que tener una buena salud social. Hemos dado el primer paso, pero hay que ir despacio.

www.laregion.es/articulo/ourense/mercedes-hernandez-parte-salud-da-pastillas/20180622081032803434.ht



Pin It on Pinterest

Share This