Frambuesas para prevenir el envejecimiento – Solidaridad Intergeneracional
24220
post-template-default,single,single-post,postid-24220,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

Frambuesas para prevenir el envejecimiento

Frambuesas para prevenir el envejecimiento

Sus propiedades antioxidantes hacen de este fruto rojo un potente protector del corazón, un anticancerígeno, y un freno ante los achaques de la vejez.

NEUS PALOU

Con la llegada del calor los mercados se llenan de magníficos y saludables frutas que aporta muchos beneficios para nuestro organismo. Una de estas poderosas frutas es la frambuesa.

Este fruto rojo tiene forma redondeada o cónica, de unos 15-20 cm de diámetro y con piel aterciopelada de color rojo. La frambuesa es originaria de Europa donde se cultiva de forma silvestre y principios de verano es el mejor momento para su consumo.

La frambuesa es una fruta ideal para las dietas de adelgazamiento porqué 100 gramos solamente nos aportan 40 kcal, esto es debido a su porcentaje moderado de hidratos de carbono (5 gramos) y a su bajo contenido en proteínas (1,4 gramos) y en lípidos (0,3 gramos). El 87 % de su peso es agua y contiene un porcentaje muy elevado de fibra, 7 gramos, por lo que la hace una fruta eficaz en el caso de estreñimiento, ya que estimula el peristaltismo intestinal.

Pero si hay una cualidad que destaca en la frambuesa esa es su gran cantidad de vitamina C. 100 gramos de frambuesas nos aportan 32 mg, cubriendo el 50% de las recomendaciones diarias de vitamina C. Con menor cantidad, pero a tener en cuenta son la niacina, riboflavina, tiamina, vitamina B6, folatos y vitamina E. Su contenido en compuestos fenólicos como los antocianos (que dan el color rojo) que juntamente con la vitamina C y E, le dan a la frambuesa una gran capacidad antioxidante.

“Como consecuencia de la respiración oxidativa de las células se producen radicales libres y moléculas de oxígeno reactivas, que si no se controlan pueden ocasionar al largo plazo efecto negativos a través de su capacidad de alterar el ADN, las proteínas y los lípidos. Los antioxidantes frenan y/o previenen el proceso oxidativo; previniendo el depósito de colesterol en las arterias, enlentece el envejecimiento celular y previene ciertas mutaciones cancerígenas” explica la nutricionista Marta Sanz.

Sanz también añade que diferentes líneas de investigación relacionan los antioxidantes naturales con el papel protector que tienen en frente enfermedades isquémicas del corazón, numerosos tipos de cáncer e incluso el proceso de envejecimiento, como las cataratas y las alteraciones del sistema nervioso central.

Por su elevado contenido en potasio y bajo en sodio, resultan muy recomendables para aquellas personas que sufren hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón.

El manganeso es un micromineral que se encuentra abundantemente en las frambuesas. Este mineral produce el compuesto llamado superóxido dismutasa, el cual lucha contra los radicales libres. De acuerdo con el University of Maryland Medical Center, el manganeso ayuda a disminuir los síntomas del síndrome premenstrual, mejora la salud de los huesos, y disminuye el dolor artrítico.

Cómo comprar y comer frambuesas

La frambuesa es un auténtico fruto de verano, tienen un sabor intenso, dulce y levemente ácido y su temporada alta es de junio a agosto. Existen tres variedades principales: rojas, negras y doradas, y aunque todas tienen un sabor similar, las frambuesas rojas son las más populares y las más fáciles de conseguir.

Antes de comprarlas debemos tener en cuenta que tienen mejor sabor cuando se compran durante su temporada y las que son cosechadas localmente. Es importante que estén rellenas (no pochas), y que tengan un color brillante. Si vienen en un envase, es importante fijarse en que en el fondo no haya jugo ni alguna frambuesa mohosa.

Una vez en casa, debemos tener en cuenta que se trata de una fruta muy perecedera y se deben consumir tan pronto como sea posible. Si queremos guardarlas debemos meterlas en la nevera sin lavar, sobre un recipiente en una sola capa (sin amontonarlas) y se mantendrán bien un máximo de 2 días. Si las congelamos podremos almacenarlas durante 9 meses.

Esta deliciosa baya de verano se puede servir simplemente con un poco de azúcar o crema o combinada con otras frutas en tartas o pasteles de fruta. Además, son deliciosas en ensaladas, salsas, mermeladas, tartas de frutas y pudines.

www.lavanguardia.com/vivo/ecologia/20170529/423018968006/frambuesas-envejecimiento-antioxidantes-fru



Pin It on Pinterest

Share This