Fibra alimentaria. – Solidaridad Intergeneracional
33962
post-template-default,single,single-post,postid-33962,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

Fibra alimentaria.

Fibra alimentaria.

Las plantas que consumimos, entre las que encontramos frutas, hortalizas, hojas, raíces, legumbres o cereales, tienen una parte formada por polisacáridos, lignina y que es altamente resistente a la hidrólisis de las enzimas digestivas humanas.

ABC

Lo que quiere decir que resiste a la digestión en el estómago que tampoco se absorbe por parte del intestino delgado y que finalmente fermenta parcial o totalmente en el intestino grueso. Visto así, parece de escasa utilidad e innecesaria para nutrición del organismo.

Sin embargo, tiene un papel fundamental en la defecación y en el mantenimiento de la microflora del colon. Una dieta rica en fibra previene el estreñimiento pero además, se considera que también muy adecuada para evitar la obesidad, el cáncer de colon o para controlar la diabetes.

La fibra vegetal aporta volumen a la dieta proporcionando sensación de saciedad y favorece el bienestar de la flora intestinal responsable de procesar alimentos difíciles de digerir y de absorber nutrientes. Además, la fibra da consistencia a las heces y favorece el tránsito intestinal a la vez que reduce la absorción de colesterol, glucosa y ácidos biliares.

Sin embargo, su exceso también puede acarrear problemas de salud ya que puede impedir la absorción de minerales imprescindibles para el organismo como el calcio, el hierro, el zinc o el cobre. También reduce la actividad de las enzimas pancreáticas alterando la digestión normal de nutrientes como las proteínas, las grasas y los hidratos de carbono. Al dificultar la digestión pueden aparecer gases, flatulencias y distención abdominal.

Se diferencian dos tipos de fibra: soluble e insoluble. La fibra soluble atrae el agua y hace que se ralentice la digestión con lo que reduce el colesterol. Por su parte, la fibra insoluble acelera el paso de alimentos en el estómago y en los intestinos.

Alimentos ricos en fibra soluble

  • Avena
  • Arroz
  • Manzana
  • Cítricos
  • Fresas
  • Melocotones
  • Maíz
  • Brócoli

Alimentos ricos en fibra insoluble

  • Harinas y cereales integrales
  • Semillas
  • Lechuga
  • Espinacas
  • Acelgas
  • Repollo
  • Brócoli
  • Uvas

https://www.abc.es/bienestar/alimentacion/abci-fibra-alimentaria-202006241151_noticia.html



Pin It on Pinterest

Share This