Visitas a los nietos: Los mayores asumen mantener la distancia física, pero no la social. – Solidaridad Intergeneracional
32761
post-template-default,single,single-post,postid-32761,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

Visitas a los nietos: Los mayores asumen mantener la distancia física, pero no la social.

Visitas a los nietos: Los mayores asumen mantener la distancia física, pero no la social.

Los expertos recuerdan que hay que cuidar la faceta emocional de este grupo pero que el virus está ahí y deben seguirse todas las medidas.

Carlota Fominaya

Distancia física sí, pero social no. Ese es el sentir de muchos mayores de nuestro país que, después de tres meses completamente aislados debido a la pandemia ocasionada por el coronavirus, tienen la vista puesta en el reencuentro con sus familiares, hijos y nietos, permitidos en España en la fase 1 y 2. «Es un sector de población que lo ha pasado especialmente mal, y que se siente muy abandonado. Han vivido la muerte de sus parejas, amigos, muchos están sufriendo como nunca la soledad y el miedo a contagiar o ser contagiados», apunta Mayte Sancho, psicóloga y experta en planificación gerontológica. Obviamente, prosigue esta experta, «la salud física ha ocupado todo nuestro espacio hasta ahora, pero estamos entrando en un estado donde por fin está permitido y debería ser posible que los mayores vean a las personas que son significativas para ellos, guardando las distancia y siguiendo las normas que dicten desde el Ministerio de Sanidad».

Factor de riesgo

La faceta emocional, prosigue Sancho, «es uno de los tres pilares que conforman la salud global, según la definición de salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y ya hay muchos mayores que se niegan a que les quites a sus nietos y te reconocen que prefieren vivir un año menos». Es evidente, asegura esta experta, «que son un sector de riesgo, y más si tienen alguna enfermedad relacionada. En este sentido, los datos son claros pero, igual que nos hemos esforzado lógicamente por facilitar que se reactive la economía poniendo distintas medidas de seguridad (con mamparas de separación, cartas electrónicas, distancias en las terrazas o aforo, entre otras…) deberemos ser creativos también con un grupo que presenta una fragilidad enorme».

Daño a la imagen de la vejez

Con un matiz, recalca esta gerontóloga: «no se puede dar a todo el grupo de mayores la misma solución. Necesitamos personalizar las respuestas para un sector de población que ha vivido una situación extrema, y no se puede meter a todos en el mismo saco. Vamos a ver los que están contagiados, los que no, personalicemos un poco». La realidad es que la pandemia, continúa Sancho, «está haciendo un daño tremendo a la imagen de los mayores, que por decreto ley son aquellas personas que tienen más de 65 años. Pero no se puede asociar edad o vejez a enfermedad».

A juicio de Sancho, «es necesario defender su heterogeneidad: hay un grupo pequeño de cerca de un millón de mayores con deterioro cognitivo y en residencias (a los que también debería ser posible visitar), pero hay otro grupo mayoritario sano, que hace vida social, que practica ejercicio, que está deseando ver a sus nietos y echar una mano. Es un grupo, además, que es hiperresponsable y que hace muchísimo caso a las normas de prevención dictadas por Sanidad».

Medidas básicas

Respecto a esas normas recomendadas para los ansiados reencuentros familiares (mascarilla, distancia social e higiene de manos…) la más importante es la mascarilla «porque ya se ha demostrado que si dos personas la llevan puesta, aunque sea la quirúrgica, el riesgo de contagio por Covid-19 disminuye hasta un 4%. Esto, junto a la distancia social, que no se dice por capricho, y la higiene de manos», insiste Tomás Chivato Pérez, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad CEU San Pablo. Así pues, desde el punto de vista de salud pública, prosigue este médico, «si vamos a encontrarnos con los nietos estas normas son las recomendables, a día de hoy, miércoles 27 de mayo y hasta que no dispongamos de una vacuna eficaz que se pueda administrar sin peligro a toda la población. Estamos hablando de seguridad, no de cariño», recalca.

Responsabilidad de todos

Pero Chivato también advierte: «estamos ante un problema global y tenemos que prevenir todos. De nada sirve que solo tengan que estar pendientes los mayores o los padres de los niños más pequeños, porque incluso los niños han escuchado hablar del virus y están teniendo mucho cuidado a la hora de ver a sus abuelos. También hay que insistir en que sigan las medidas los más jóvenes. Que nadie se sienta invulnerable. Ellos también pueden ser vectores de transmisión. Es verdad que la situación no es la misma que a principios de marzo o abril, pero pese a tener cierto grado de optimismo no podemos bajar la guardia y de momento hay que aprender a convivir con el virus. La segunda oleada dependerá de cómo nos comportemos todos».

Pablo Barreiro, médico experto en enfermedades infecciosas de La Paz: «Que no se besen ni abracen, por duro que suene»

«No nos podemos dejar llevar por el fulgor del encuentro. Por favor, tengamos cuidado», pide Pablo Barreiro, médico adjunto del servicio de medicina interna en la Sección de Enfermedades Infecciosas y Tropicales del Hospital Carlos III – La Paz, ante los encuentros familiares que se suceden estos días. Barreiro ha sido también uno más de los especialistas que lo han dado todo haciendo labores asistenciales con enfermos de coronavirus en el hospital de campaña de Ifema, y la experiencia le dice que muy importante recordar que se tienen que mantener unas precauciones. «Desde aquí hago un llamamiento a la responsabilidad de cada uno, sabiendo que los abuelos son personas de riesgo».

Si se visita a los mayores, ¿qué medidas son imprescindibles seguir?

La principal es llevar mascarilla y distancia en la medida de lo posible. Lo ideal es que se evite el contacto físico directo: que no se den besos, abrazos. Por muy duro que suene, es así, por lo menos hasta ver cómo evoluciona la enfermedad. Por supuesto, evitar visitarlos si uno está malo, si se encuentra mal…

¿Qué medidas deben seguir los mayores des la casa con las visitas? df

-Las mismas. Hay que dar un mensaje claro y duro en ese sentido: Las personas mayores deben evitar el contacto físico, controlando los besos y los abrazos, e intentar mantenerse alejados en la medida de lo posible. De hecho, si tienen visita, en el salón de casa deberían estar con la mascarilla puesta. Y en la calle, si no se pueden guardar los dos metros de distancia, también.

¿En qué circunstancias puede existir más riesgo?

-En una visita que se prolonga, compartiendo una comida… La gente tiene que hacerse responsable. No vamos a decir que no coman con sus mayores pero, si es posible, y se pueden tener las comidas en lugares abiertos, como una terraza, o al aire libre, mejor. Y si son interiores, aireando mucho la habitación, porque la ventilación ayuda si el virus ha quedado en suspensión. Las familias tendrán que valorar lo que hacen, porque el riesgo sigue presente.

Muchos mayores se sienten estigmatizados

-Cierto. Están aterrorizados, se saben en riesgo y muchos lo están pasando mal porque encima están solos… Para muchos su vida es ver a sus nietos, y hasta eso se les ha quitado. Por eso, si no vamos a renunciar al contacto para atenderlos, todas estas precauciones hay que tenerlas y extremarlas.

https://www.abc.es/familia/mayores/abci-visitas-nietos-mayores-asumen-mantener-distancia-fisica-pero-no-social-202005270959_noticia.html



Pin It on Pinterest

Share This