Un método con payasos ayuda a personas con demencia a expresar sus emociones – Solidaridad Intergeneracional
22334
post-template-default,single,single-post,postid-22334,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

Un método con payasos ayuda a personas con demencia a expresar sus emociones

Un método con payasos ayuda a personas con demencia a expresar sus emociones

El área emocional de las personas con demencias, aunque tienen afectado el nivel congnitivo y funcional, conserva sus capacidades.

BARCELONA / EFE

La entidad Pallapupas-Payasos de Hospital y la Fundación Pere Relats han encontrado un método para facilitar, con intervenciones de ‘clowns’, que personas afectadas por demencias en fases avanzadas puedan expresar sus emociones.

Un total de 102 personas residentes en la Fundación Pere Relats, entidad que atiende a personas mayores, han colaborado en esta iniciativa y al mismo tiempo se han beneficiado de este servicio pionero.

Según ha explicado un portavoz de la organización, el trabajo comenzó en 2009 cuando miembros de Pallapupas acudieron a la Fundación Pere Relats para trabajar con personas que presentan déficit cognitivos importantes.

En las sesiones, descubrieron que la figura del clown es fundamental para generar, a través del juego, las condiciones apropiadas para que estas personas expresen sus emociones.

Según los expertos, las personas con demencias, aunque tienen afectado el nivel cognitivo y funcional, el área emocional conserva sus capacidades.

En el estudio han participado personas mayores, con diagnóstico de demencia en fases moderadas y avanzadas, cuyas reacciones ante la intervención de los ‘clowns’ han sido el movimientos de los ojos, de la boca o esbozos de sonrisas, “todos ellos pequeños gestos que descubren que su parte sensorial y afectiva todavía sigue activa”, según ha explicado la fundadora de Pallapupas, Angie Rosales.

Según el estudio, llevado a cabo durante casi tres años, los miembros de Pallapupas y los responsables de la Fundación Pere Relats han comprobado que el 97% de las interacciones han sido positivas.

También han cuantificado los distintos niveles de respuesta: un 39,4% se han expresado de forma ocular, un 30,1% verbal y un 21,8% a través de la sonrisa.

La actividad planteada por Pallapupas en colaboración con la Fundación Pere Relats pretende generar, según la entidad, “un espacio donde las personas afectadas de demencia en fases avanzadas tengan la oportunidad de comunicarse y de salir del aislamiento que les produce la pérdida de sus capacidades cognitivas”.

Según Rosales, “los objetivos fundamentales de estas intervenciones son mantener y mejorar el estado de ánimo de los participantes, desdramatizando la situación que están viviendo y llenando de vitalidad y alegría los momentos en que desarrollan la actividad”.

Para hacer la valoración objetiva del proyecto se ha realizado una observación sistematizada en tres periodos diferentes entre febrero de 2011 y
abril de 2012 y se han analizado a fondo 22 sesiones para sacar conclusiones.

“El hecho de generar una respuesta, por pequeña que sea, ya es un éxito”, ha comentado Rosales.

“Pero -según explica José Luis Oreiro, director técnico de Pere Relats- sobre todo se ha logrado el objetivo que nos habíamos planteado desde el inicio: facilitar la expresión de emociones”.

Además, la experiencia ha facilitado un proceso de cambio en el modelo de actividades de la Fundación Pere Relats, dirigidas a personas con demencia, pasando de un modelo basado en las intervenciones de grupo a un modelo basado en una intervención más individualizada.

Los responsables de Pere Relats han corroborado su percepción de que la intervención tiene también un impacto positivo en las familias y como reto se han planteado hacer una valoración científica.

El método consiste en primer lugar en realizar la “transmisión”: una reunión en la que el equipo interdisciplinar transmite a los Pallapupas toda la información que consideran oportuna sobre los residentes para que puedan estructurar y adaptar la intervención a la situación de los asistentes.

A continuación se aborda el “itinerario”, primero actuando en cada una de las habitaciones y en los pasillos y, posteriormente, en los espacios comunes, donde las personas mayores se reúnen para charlar o hacer labores y donde se pueden realizar juegos más participativos.

Por último, una vez acabada la jornada, los Pallapupas escriben el “diario” con las informaciones y datos sobre los usuarios que han participado, su respuesta, cómo ha ido la actuación, y la respuesta del personal de la planta.

www.elconfidencial.com/ultima-hora-en-vivo/2013/05/metodo-payasos-ayuda-personas-demencia-expresar-2



Pin It on Pinterest

Share This