Tomar las riendas de la jubilación – Solidaridad Intergeneracional
24620
post-template-default,single,single-post,postid-24620,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

Tomar las riendas de la jubilación

Tomar las riendas de la jubilación

En 2030 el 30% de los españoles tendrá más de 65 años, una edad que hoy roza ya el 20% de la población.

A. C.

En 2030 el 30% de los españoles tendrá más de 65 años, una edad que hoy roza ya el 20% de la población. Son nueve millones de personas. Ni el mercado ni el Estado tienen respuestas sostenibles para abordar el fenómeno del envejecimiento. Y el fracaso de la Ley de Dependencia demuestra hasta qué punto la búsqueda de lugares donde llevar un envejecimiento activo y digno debería ir mucho más allá que el concepto ‘aparcadero’ de mayores que se percibe en muchos geriátricos.

De las 40 experiencias de cooperativismo hogareño repartidas por toda España que tiene registrado el colectivo Ecohousing Equipo Bloque Arquitectos, más de la mitad son de personas mayores. Ellas han sido las primeras en entender la importancia que puede tener «vivir juntos… pero por tu cuenta» para gestionar y tomar las riendas de esa etapa final de la existencia.

Son estos colectivos los que han abierto aún más el abanico en las formas de gestión: cooperativas de viviendas en derecho de uso, comunidades participativas, autogestionadas o promoción propia. Algunos proyectos van camino de las dos décadas abiertos, como el cooperativo de Santa Clara, en Málaga, pionero en el sector y que ofreció 76 apartamentos ‘a la carta’ a sus socios.

En Torremocha del Jarama (Madrid) se abrió en 2013 el complejo Trabensol, última referencia en inmuebles sólo para mayores. Sus promotores recorrieron más de cien pueblos de la periferia de Madrid huyendo de constructoras y especuladores que les salían al paso. Ahora viven 80 parejas en un escenario con «tal oferta de actividades que no te da el día», reconocen sus residentes.

Los arquitectos de Equipo Bloque que dieron forma al proyecto reconocen que «aprendimos ‘cohousing’ con ellos y convertimos un proyecto vital, el de ayudarse mutuamente, en arquitectura», resume su gestor de cooperativas, Álvaro Moreno Marquina. El ‘cohousing senior’ cuenta incluso con una asociación, Jubilares, que trabaja para unirlos y «reclamar un marco legal que no nos obligue a ‘navegar’ en sitios intermedios», explica su presidente, Miguel Ángel Mira. La experiencia le lleva a aclarar que estos colectivos «se crean por afinidades, no con la declaración de la renta entre los dientes». Lo dice para evitar tentaciones a quien crea que así va a ahorrar costes. «No tiene por qué ser más barato que el acceso habitual a una residencia de alto estándar».

Uno de los motivos que llevan a los mayores de 50 años a gestionar su jubilación desde el principio es la experiencia. «Suelen ser personas que han visto en su familia lo que es tener a sus mayores dependientes y no quieren pasar por ello», insiste Mira. Desde Jubilares aspiran a acortar unos tiempos que, «entre que se piensan y se hacen realidad, llevan más de diez años. En todo caso, «buscamos equipamiento de bienestar social, no somos conseguidores de viviendas», remata.

www.hoy.es/sociedad/tomar-riendas-jubilacion-20180328002937-ntvo.html



Pin It on Pinterest

Share This