SER MAYOR, es un LUJO del que quiero PRESUMIR – Solidaridad Intergeneracional
Aprender y desaprender mientras se vive, envejeviviendo ha de ser un principio de evolución para todas las edades.
43479
post-template-default,single,single-post,postid-43479,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

SER MAYOR, es un LUJO del que quiero PRESUMIR

SER MAYOR, es un LUJO del que quiero PRESUMIR

El 15 de junio es el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltratoen la Vejez. Este día trata de visibilizar el maltrato a las personas mayores que todavía existe en la sociedad española del Siglo XXI. Maltrato público y privado. Maltrato en el entorno familiar y en las instituciones o residencias. Maltrato que se transforma en una gama de formas y matices en entornos y también en el lenguaje.

Conocer para SER. Aprender a reconocer que no es BUEN TRATO, es maltrato. Conocer sus matices, diferenciar violencia, negligencia, abuso y maltrato que puede ser físico y psicológico. Muchas veces las faltas o delitos son difíciles de precisar en las normas jurídicas, por lo que se complica su identificación, tratamiento y penalización. Pero hay que hacerlos visibles, comunicarlos, denunciarlos para poder pararlos.

Maltrato no solo es la agresión física o verbal. Maltrato es impedir la inclusión de las personas mayores en la sociedad, no reconocer sus derechos, infantilizar o degradarlas con la excusa, los prejuicios y estereotipos de la edad.

Aprender y desaprender mientras se vive, envejeviviendo ha de ser un principio de evolución para todas las edades.

Se genera, a veces sin darnos cuenta, malestar o miedo en las personas de más edad cuando se cuestiona públicamente la sostenibilidad de las pensiones o el gasto farmacéutico, temas que repercuten en su seguridad y calidad de vida. Ello es maltrato psicológico al igual que lo es no disponer de un centro de atención primaria y presencial, y también lo es la brecha digital y la falta de accesibilidad a productos y servicios.

Controlar los recursos económicos sin el consentimiento de la persona es abuso, no es buen trato. Una negligencia es no facilitar a tiempo la medicación o la comida que necesita una persona dependiente, es decir que precisa dichos cuidados. No es buen trato, es maltrato.

Analicemos los prejuicios y estereotipos acumulados, los discursos, palabras y lenguaje que usamos cuando hablamos de la vejez.  La vejez es tan amplia y variada como cualquier otra etapa de la vida, con sus problemas y oportunidades que generan riqueza, empleo, nuevas líneas de investigación. Trabajamos toda la vida para llegar a ser personas con muchos años, acumulamos experiencias y conocimiento y seguimos aportando económica y socialmente a la sociedad a través de la propia familia y de la sociedad intergeneracional cuidadora que estamos construyendo.

Concienciar sobre el maltrato en todas sus variantes para eliminarlo, es mejorar la salud de una sociedad, sus valores, principios respetando los derechos humanos.

Como dice Daniel Rueda Estrada en un artículo dedicado a este tema: “No se trata de poner datos y porcentajes sobre la incidencia y prevalencia de los malos tratos. Los datos existen, pero lo que importa son las personas y los valores de una sociedad que desprotege al frágil, porque aparentemente no es productivo, tiene mal carácter, ha perdido habilidades, padece enfermedades degenerativas y sobre todo no tiene la fuerza ni la capacidad de enfrentarse a situaciones de violencia, de abandono o de descuido provengan estas de donde provengan”. Para leer el texto entero pincha aquí

Todas las personas podemos contribuir y prevenir el daño que se está haciendo a diario a miles de personas mayores. Aprendamos y enseñemos a tener una mirada NO EDADISTA, una mirada enfocada en los DERECHOS del ser humano, tenga la edad que tenga.



Pin It on Pinterest

Share This