Se buscan abuelas – Solidaridad Intergeneracional
23397
post-template-default,single,single-post,postid-23397,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

Se buscan abuelas

Se buscan abuelas

Que sepan tejer, bordar, hacer ganchillo, jabones, cestería, jardinería, cocinar, leer cuentos

CARLOTA FOMINAYA – MADRID

Se buscan abuelas que tengan ganas de enseñar a otros lo que más les gusta hacer, y pasar buenos ratos. Se buscan abuelas de esas que todos conocemos, capaces de hacer esas croquetas incomparables con cualquiera que probamos en un bar, o calcarte esa bufanda de la revista que tanto te gustó. «Hay mucho que aprender de ellas, de ese conocimiento que han ido acumulando y que en su mayoría no está en los libros. Además pensamos que aprender lo que te gusta, compartiendo con una persona que lo lleva haciendo toda la vida y que además te cuenta parte de su historia es una oportunidad increíble que hay que aprovechar».

Esa es la teoría de Cristina Rubio, creadora de Show Me Yaya, una asociación cuyo leiv motiv cobra más sentido que nunca hoy, el Día Internacional de las Personas Mayores. «Nos encantan las mezclas y experimentos, por eso decidimos fusionar nuestra pasión por el “hazlo tu mismo” con nuestra vocación nata: los proyectos sociales y una preocupación actual: la participación de las personas mayores en la sociedad. Así surgió esta iniciativa, con la que pretendemos dar a conocer todo el saber hacer y los trucos que las abuelas esconden bajo la manga, crear espacios de encuentro entre gente de todas las edades y desatar la creatividad de las personas», comenta esta mujer, con experiencia en el campo de la cooperación internacional.

Fue precisamente tras volver de una larga estancia en Haití, cuando se dio cuenta del futuro de esa asociación. «Al volver me encontré con que todas mis amigas se preocupaban por hacer ganchillo, mermelada… en fin ¡sabiduría de abuela!», exclama. «Fue entonces cuando pensé que sería genial que esas cosas nos las enseñara gente que las lleva haciendo toda su vida. Pero no desde el punto de vista técnico, sino desde los sentimientos. Y de una forma también mucho más moderna, no como la “abuela de la calceta”».

Por eso desde esta organización promueven también actividades que hagan crecer a las personas mayores, a la vez qu lo se integran en las nuevas tendencias y en el mundo digital y replican lo aprendido entre sus redes. «Las abuelas acumulan experiencia, tienen múltitud de trucos y de historias que te atrapan. Nuestras abuelas son únicas, modernas y dispuestas a experimentar nuevos usos con las técnicas de siempre».

Por eso, prosigue la fundadora de Show Me Yaya, «buscamos permanentemente “yayas” con conocimientos y ganas de transmitirlos a las nuevas generaciones. Ellas son esenciales para que no perdamos nuestra capacidad de hacer las cosas nosotros mismos. Aunque al principio se preguntaban que quién iba a querer aprender cosas de abuelas, no veían el nexo. Pero es increíble lo que disfrutan enseñando, y la gran inquietud que demuestran por conocer nuevas herramientas. A la vez, son perfectamente capaces de adaptar las técnicas de toda la vida a los gustos de ahora». «Queremos crear una conexión real entre generaciones, y contribuir a una mejora de la convivencia», concluye Rubio.

www.abc.es/familia-mayores/20151001/abci-internacional-abuelo-abuela-201509301546.html



Pin It on Pinterest

Share This