¿Qué tenemos que vigilar cuando sobrepasamos los 70 años de edad? – Solidaridad Intergeneracional
23097
post-template-default,single,single-post,postid-23097,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

¿Qué tenemos que vigilar cuando sobrepasamos los 70 años de edad?

¿Qué tenemos que vigilar cuando sobrepasamos los 70 años de edad?

“La guía para vivir bien” de Sir Muir Grey, recuerda que la vejez no es una enfermedad y asegura que la mayor parte de las dolencias humanas poco tienen que ver con la edad

A. T.

“¿No sería maravilloso si la edad fuera sólo un número?”. Con este sugerente titular, Sir Muir Grey antiguo director de conocimiento del Sistema de Salud británico -el equivalente a la Seguridad Social en España- inicia su guía de consejos para una buena salud que desde las páginas de Daily Mail está teniendo un notable éxito en el Reino Unido y se ha convertido en un bello alegato por una vida optimista a pesar del bastón y los achaques propios de la edad.

En este sentido, el doctor Grey recuerda que la vejez no es una enfermedad, precisando incluso que la mayoría de los problemas de salud que surgen con la edad no son causados por el proceso de envejecimiento en sí. “Sin embargo -puntualiz el doctor- todos debemos ser conscientes de los cambios en nuestros cuerpos a medida que nos hacemos mayores- y tomar medidas para evitar daños a nuestra salud”.

Y para aquellos que no se sienten con demasiadas fuerzas a medida que los nietos crecen, Sir Muir Grey nos regala una deliciosa anécdota con la que pretende que tomemos nota: “El otro día acudí al 100 cumpleaños de un amigo. Le regalaraon un iPad. Después recordó su reciente viaje a Israel y cómo hace unos días había complido su sueño de darse ‘un chapuzón’ en el mar muerto. Cumplir 100 años es excepcional -asegura Grey- pero los nonagenarios pueden aún coger el autobús, el metro, caminar, conducir y disfrutar de la vida”. “Fíjense, apunta el doctor, a por qué algunos jóvenes parecen mucho más viejos de lo que son y por qué otros, mayores, parece que cuelgan en sus casas un retrato de Dorian Gray”, apunta el médico que ‘casi’ comparte apellido con el eternamente joven personaje de Oscar Wilde.

Ésta es la guía del Doctor Grey:

SOBRE EL SISTEMA DIGESTIVO
Uno de los principales problemas que se asocian a la vejez tienen que ver con el sistema digestivo, concretamente con el estreñimiento y el denominado Síndrome del Intestino Irritable (SSI)

Sin embargo, el doctor Grey apuntan que la edad no tiene nada que ver con estas dolencias. “Son las consecuencias de décadas siguiendo una dieta con muy poca fibra, que ha debilitado a los músculos del intestino”, advierte.

Por tanto la solución es relativamente sencilla: comer más fibra (avena, nueces, semillas, alubias, lentejas, fruta, verdura, cereales …)

Sir Mui Grey recomienda ambiar el pan blanco al integral como un primer paso “para hacer una gran diferencia”. “Y si ya padece el SSI pruebe a consumir productos sin gluten”, añade el antiguo jefe de conocimiento del Sistema de Salud Británico.

EL HÍGADO
Tampoco las enfermedades hepáticas están directamente relacionadas con la edad, señala Muir Grey. “Más allá del envejecimiento de los tejidos del hígado, la mayoría de estas patologías tienen que ver con infecciones -hepatitis- o una dieta desequilibrada”, asegura.

Como buen británico, “no pretendo ir de abstemio”, pero Grey recomienda que a partir de los 70 años no se beba alcohol más de cuatro veces a la semana, en el caso de un hombre no más de tres unidades de alcohol al día (léase copas de vino, medias pintas de cerveza o chupitos de licor) dos, en el caso de una mujer.

Para animar al bebedor a reducir el consumo de alcohol, Sir Muir Grey asegura que reduciendo el consumo perderá unos kilos; “las cervezas abren el apetito”, sentencia. Y otro consejo: “si todavía estás trabajando o si desea utilizar su cerebro por la tarde, el alcohol en el almuerzo debe evitarse por completo”.

LOS PULMONES
Para demostrar que el envejecimiento poco tiene que ver con el daño pulmonar, Sir Muir Grey alude a dos récords septuagenarios mundiales: Joop Ruter, de 70 años, corrió una milla en 5 minutos y 19 segundos y John Woodburn, de 71 años, hizo en bicicleta 25 millas en 54 minutos y 21 segundos .

Grey cree que la contaminación atmosférica o el tabaco son muchísimo más relevantes para nuestros pulmones que la edad. En este sentido, el médico británico no tiene ninguna duda: “Nunca es tarde para dejar de fumar, aunque tenga 70 años”. Si se sigue fumando a partir de los 70, el riesgo de cáncer de pulmón ira progresivamente en aumento, si se detiene, el peligro se mantendrá estable. El riesgo de enfermedades cardiacas se reducirá y cuando usted cumpla 80 años será igual que si nunca hubiera fumado. Y evitará las dichosas bronquitis.

EL CORAZÓN
Los problemas del corazón, “un músculo grande que envejece como todos los músculos”, si bien se relacionan con la edad, en la mayoría de los casos tienen que ver con enfermedades, asegura el doctor Grey. Para evitar su deterioro el exjefe de conocimiento del Sistema Nacional Británico de Salud recomienda dejar de fumar, mantener una dieta equilibrada, hacer ejercicio cinco veces a la semana y perder peso en el caso de tener la tensión alta.

LAS ARTICULACIONES
El doctor Grey alerta de que padeceremos en la vejez muchos más problemas relacionados con las articulaciones que con los propios huesos. El cartílago (el material que cubre los huesos en una articulación) se adelgaza con la edad – más rápido en algunos de nosotros que en otros. Pero no existe evidencia alguna de que caminar, andar en bicicleta o mover las articulaciones dentro de lo normal desgaste el cartílago y provoque la temida artritis. De hecho -apunta el médico británico- es esencial seguir haciendo ejercicio para mantener cierto vigor muscular capaz de soportar las articulaciones fuertes.

El tejido fibroso en los tendones y ligamentos también pierde elasticidad como resultado del envejecimiento. Gran parte de la rigidez que se desarrolla, sin embargo, es simplemente debido a la pérdida de flexibilidad.

LOS HUESOS
A medida que envejecemos, el tejido óseo se reduce, lo que aumenta el riesgo de fracturas. La fortaleza de los huesos a los 70 años viene determinada por dos factores, de acuerdo con el doctor Grey: lo fuerte que sus huesos estaban a la edad de 30, y la rapidez con la que ha perdido tejido óseo. “Poco hay que hacer ya sobre el primer factor”, bromea Sir Muir Grey, que sin embargo aconseja como reducir la tasa de pérdida de masa ósea a los 70 años mediante ejercicios que ejerzan presión sobre los huesos (cualquiera diseñado para aumentar la potencia muscular es complétamente valido).

“Caminar fortalece enormemente a los huesos de la piernas”, añade el doctor que asimismo recomienda tomar entre 15-25 mililitros de vitamina D al día durante los meses de invierno lo que a todas luces resulta fundamental para los británicos dado que el sol de octubre a abril en Reino Unido no les proporciona el aporte suficiente de esta medicina esencial.

Asimismo, volvemos de nuevo al ‘mantra’ de la dieta equilibrada. Se precisan unos 1.200 miligramos de calcio al día para mantener la fortaleza ósea. El doctor Muir recomienda tomar leche desnatada, tiene menos grasa y más calcio que la leche entera.

LA COLUMNA
“La mayoría de los problemas de la columna en las personas mayores son causados por cambios previsibles en los músculos y los ligamentos de la columna vertebral, no por el envejecimiento. Es cierto que los huesos de la columna vertebral se vuelven más delgadas con la edad, pero esto rara vez causa problemas”, asegura el doctor Grey.

Sin embargo, si la densidad ósea es baja a los 30 años, los huesos pueden llegar a ser tan delgados a los 70 que una o más vértebras se pueden fracturar. Es la denominada osteoporosis. “Si experimenta cualquier dolor al respecto consulte con su médico”, apunta.

Sobre la pérdida de altura de los ancianos, Sir Muir Grey señala que se produce como consecuencia de la contracción de los discos entre las vértebras y cambios de postura causado por el debilitamiento de los músculos de la espalda.

“Muchas personas también empiezan a inclinarse a medida que envejecen, aunque rara vez es efecto del paso de los años” asegura el médico británico que achaca esta tendencia al coche o sentarse a trabajar frente a un ordenador con la cabeza asomando hacia delante de la columna vertebral. Para corregir esto, incluso a los 70 años, el doctor Grey recomienda ajustar el cinturon de seguridad y el asiento del coche para que la cabeza repose contra el reposacabezas, colocando un pequeño cojín detrás de la columna lumbar, o colocar el ordenador sobre una superficie alta con los pies apoyados y ligeramente levantadas.

Asimismo, Sir Muir Grey recomienda ejercicios de estiramiento como la estrella de mar que consiste en recostar la espalda en el suelo y estirar los brazos hacia los lados con los codos sobre la alfombra. Del mismo modo, una clase de Pilates es igualmente recomendable.

LOS PIES
Más que la edad, el principal problema asociado a los pies cuando se alcanzan los 70 años de edad es un calzado equvocado. No obstante, el doctor Grey aconseja cuidar más los pies a medida que nos hacemos mayores bajando de peso si es necesario, dando paseos regularmente, comprando zapatos que no aprieten, lavándose los pies todos los días y aplicándoles un masaje a base de aceite, sin descuidar asimismo las visitas regulares al podólogo.

DIENTES Y ENCÍAS
En este sentido, el doctor Grey no tiene dudas “la boca es una fábrica de bacterias que atacan la zona vulnerable entre dientes y encías, lo que produce inflamaciones y la dolorosa gingivitis.

En definitiva, en una persona mayor los problemas de encías derivan en que los dientes pierden el vigor de su anclaje a la boca. “Se pierden más dientes por patologías de las encías que por la vejez”, asegura el médico británico que aconseja “atención obsesiva” sobre la boca. “Compre un cepillo de dientes eléctrico con una cabeza giratoria y gaste alrededor de tres o cuatro minutos de usarlo noche y la mañana más a menudo si es posible, use hilo dental y pasta de dientes con fluor, evite el azucar y el ácido, pero si se come una manzana neutralice sus efectos con un antídot alcalino, por ejemplo un trozo de queso”, asegura.

Asimismo, debe hacerse una limpieza bucal al menos dos veces al año.

LA PIEL
Al envejecer perdemos fibras elásticas, glándulas sudoríparas y sebaceas que producen aceite natural. Sir Muir Grey bromea y asegura que para mantener una piel joven en el futuro, “todo el mundo (hombre y mujer) debe comprar una bañera grande de crema hidratante, preferentemente a base de aceite”.

Sobre las arrugas y manchas que aparecen con la edad en la piel, el doctor explica que se deben principalmente a la exposición a los elementos, sobre todo sol. Recomienda que se que utilice al menos un factor 20 de protección solar todos los días.

LOS OJOS
El cristalino del ojo se vuelve menos elástico a medida que envejecemos, y casi todo el mundo termina encima de necesitar gafas para leer. Además, las tres principales enfermedades de los ojos son más frecuentes en la vejez: el glaucoma, las cataratas y la degeneración macular.

En la actualidad hay tratamientos efectivos para todos ellos, asegura el doctor Grey. Por lo tanto resulta conveniente examinarse la vista cada dos años. Es importante tener en cuenta que en el cuidado de los ojos, como en cualquier otra rama de la asistencia sanitaria, el diagnóstico no necesariamente indica una necesidad de tratamiento, y sólo porque un oftalmólogo identifique pronto unas cataratas o la presión intraocular elevada (una señal de que el glaucoma se podría desarrollar), esto no significa que sea necesario un tratamiento inmediato, o incluso nunca.

LOS OÍDOS
Desde la infancia, la pérdida de audición se produce, por soportar sonidos agudos, pero más tarde o más temprano todos acabamos sufriendo problemas auditivos. Se trata de un efecto del envejecimiento que se produce más rápidamente en algunas personas que en otras, por razones que son probablemente genéticas

No hay una receta mágica para evitar estos problemas en las personas mayores. Sir Muir Grey propone una cita con su médico de cabecera, “que probablemente sea para diagnosticar la acumulación de cera o lo derivará al servicio de audiología del hospital o a un proveedor de audífonos”.

CEREBRO Y MENTE
El último apartado pero si cabe el más importante. Casi todos nosotros padecemos pérdida de memoria a medida que envejecemos, particularmente la pérdida de memoria a corto plazo.

Así, mientras que todavía somos capaces de recordar mucho de lo que se aprendió en la geografía, Inglés y química 50 años antes, la información recientemente adquirida no se conserva del mismo modo, los nombres, por ejemplo.

“No se puede negar que esto puede ser frustrante”, reconoce el doctor Grey “pero se puede superar con pasos muy simples, como hacer listas con más frecuencia, siempre dejando las llaves en el mismo lugar cuando llega a casa, o escribir las citas tan pronto como usted los ha hecho” añade, que subraya la utilidad de los smartphones para estas lides.

“De hecho, sus facultades mentales pueden ser mejores de lo que cree: la investigación ha demostrado que algunas habilidades cognitivas, como el conocimiento y vocabulario general, realmente mejoran con la edad, y aunque el razonamiento y la toma de decisiones pueden ser más lentos, Daniel Kahneman ( ganador del Premio Nobel de Economía, y autor de Pensar, rápido y lento) demostraron que las decisiones rápidas suelen ser malas”, argumenta el médico.

Para ayudar a mantener su mente y la memoria en buenas condiciones, el otrora jefe de conocimiento del National Health Service británico aconseja dormir bien, al menos siete horas nocturnas, sin siesta, con ejercicio diario y bebiendo menos líquidos después de las seis de la tarde “así no tendrá que hacer tantas excursiones al baño”. Además recomienda los juegos intelectuales como crucigramas y sudokus, así como aprender algo, por ejemplo a manejar Internet (en este campo la ayuda de un nieto se antoja vital). También resulta extraordinariamente importante la interacción con otras personas.

noticias.lainformacion.com/salud/que-tenemos-que-vigilar-cuando-sobrepasamos-los-70-anos-de-edad_L33



Pin It on Pinterest

Share This