Qué son los puntos rojos en la piel y por qué aparecen.

Qué son los puntos rojos en la piel y por qué aparecen.

El principal motivo de la aparición de estas lesiones en la zona cutánea es el paso del tiempo.

Olga Selma 02/11/2023

Enlace noticia original

Los puntos rojos de la piel son unas marcas cutáneas que aparecen en la cara y en el tronco generalmente, a veces en las extremidades, de color rojo o morado. También conocidos como microangiomas, angiomas, angiomas seniles, angiomas capilares o puntos de Campbell–De Morgan, se pueden describir como dilataciones de pequeños capilares.

Muchas personas presentan puntos rojos o de color rubí en su piel, de pequeño tamaño, unos 2 mm de diámetro, aunque pueden alcanzar hasta 7 o más milímetros. Las protuberancias pueden ser elevadas o planas y aunque normalmente las encontraremos en el torso, pero también pueden desarrollarse en los brazos, las piernas y el cuero cabelludo.

No deben preocuparnos, ya que son benignos y la mayor parte de ellos desaparecen solos, aunque siempre es recomendable acudir al médico para que sea este profesional quien diagnostique si se trata de otro tipo de lesión o de un angioma. En nuestras revisiones anuales con el dermatólogo, este análisis ya será llevado a cabo.  En general el pronóstico es muy bueno y lo único que pueden producir es una alteración de la estética, sin influencias sobre la salud, señala la Sociedad Española de Medicina Interna.

Si aparecen muchos de forma repentina, debemos acudir al médico, aunque no reflejen ninguna enfermedad subyacente, en principio, tal y como indican desde Dermatología del Hospital Fuensanta de Madrid. Estos probablemente podrían ser angiomas de araña. También debemos consultar a un médico si un angioma empieza a sangrar, sentimos incomodidad o cambia su apariencia.

Por qué aparecen

El principal motivo de la aparición de estas lesiones en la zona cutánea es propio proceso de envejecimiento, por ello suelen desarrollarse a partir de los 40 años (por lo general, aumentan en número a medida que envejecemos). Además, estos problemas relacionados con los vasos frecuentemente se transmiten en las familias y por ello, el motivo genético es uno de los más destacados.

Los angiomas se pueden diagnosticar con un examen visual y, por lo general, no requieren ningún tratamiento. Dicho esto, estas manchas se pueden eliminar de forma no invasiva si su apariencia le molesta, normalmente por motivos estéticos. El médico puede recomendarnos una técnica de eliminación relativamente indolora que incluye láser o nitrógeno líquido.

¿Debo consultar con mi médico?

Aunque este tipo de puntos no constituyen un problema para la salud, ante la presencia de cualquier cambio o anomalía en la piel es recomendable consultar con tu dermatólogo para que realmente valore que se trata de un punto de este tipo. Para su diagnóstico bastará con una exploración clínica y dermatoscópica por parte del especialista.

No obstante, si notamos que pican, sangran, molestan o crecen mucho es aconsejable realizar una visita al médico.

Los puntos rubí suelen ser redondos, si observas que su aspecto es irregular también sería recomendable consultar con tu médico para que lo analice.

¿Cómo puedo quitarlos?

Aunque no suponen un problema para la salud y realmente es más una cuestión de estética, son muchas las personas que optan por quitarlos.

En este sentido, los avances en medicina estética han hecho que sea posible quitar de una forma muy sencilla este tipo de puntos, generalmente, con una sesión láser.

Además, lo bueno de este tipo de intervención es que da la seguridad de que estos puntos no volverán a salir.

¿Por qué no es un lunar?

Los lunares son acúmulos de melanina, pigmento principal de la piel, y en este caso se trata de una lesión vascular.

Prevención

Como hemos comentado, normalmente no necesitan tratamiento ya que no son un problema de salud. Sin embargo, sí hay circunstancias en las que debemos encender la alarma y consultar con un dermatólogo para quedarnos tranquilos. Esto pasa principalmente por ver un aspecto irregular o un crecimiento exagerado. Piensa que estos puntos Rubí son pequeños (apenas un par de milímetros), por lo que si el tamaño es bastante más grande tendrás que mirártelos, sobre todo si crecen de un momento para otro.

En las causas encontramos su prevención. Aunque no se pueden evitar del todo, ya que están asociados al envejecimiento natural de la piel, sí podemos tratar de prevenirlos cuidando la exposición al sol. El fotoenvejecimiento existe y, si tomas el sol sin protección, se acelera el proceso de envejecimiento de la piel dando lugar no solo a puntos rojos, también a manchas, arrugas, sequedad…

El cuidado de la piel es fundamental para mantenerla joven por más tiempo. Hidrátate bien bebiendo mucha agua incluso si no tienes sed, toma infusiones, alimentos antioxidantes, y limpia la piel a diario para cuidarte por dentro y por fuera.



Pin It on Pinterest

Share This