Qué limitaciones tienen los enfermos de Parkinson para conducir. – Solidaridad Intergeneracional
38548
post-template-default,single,single-post,postid-38548,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

Qué limitaciones tienen los enfermos de Parkinson para conducir.

Qué limitaciones tienen los enfermos de Parkinson para conducir.

Este trastorno neurodegenerativo, crónico y progresivo afecta actualmente a unas 150.000 personas en España.

Marta Andreu

Hoy se celebra el Día Mundial del Parkinson, un trastorno neurodegenerativo, crónico y progresivo que afecta a unas 150.000 personas en España. Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), las estadísticas añaden aproximadamente 10.000 nuevos casos cada año, pero los enfermos son muchos más ya que un 28% de los afectados podría estar sin diagnosticar. Se trata de la segunda dolencia neurodegenerativa más frecuente en la actualidad, por detrás del Alzhéimer.

El Centro de Reconocimiento de Conductores Certimedic explica que este trastorno suele comenzar a partir de la sexta década de vida, como consecuencia de la destrucción de determinadas neuronas del cerebro. Los principales síntomas que manifiesta son: temblor y rigidez en manos, brazos, tronco y piernas; lentitud de movimientos y alteraciones en el equilibrio y coordinación; además de alteraciones en la esfera emocional (de apatía a desinhibición), en la función cognitiva/demencia y alternaciones visuales-perceptuales.

¿Cómo influye el Parkinson en la conducción?

Aunque depende mucho de cada caso y del estadio en el que se encuentre el paciente, la Dirección General de Tráfico (DGT) explica que los síntomas de esta enfermedad y la medicación para controlarla pueden llegar a impedir la conducción segura. Certimedic informa que diversos estudios demuestran que los conductores que sufren esta dolencia presentan peor capacidad de conducción que los sanos, incluso en las fases iniciales de su enfermedad, debido a los déficits motores o de coordinación -entre otros- que padecen.

Es importante recordar que todos los medicamentos para tratar el Parkinson incluyen el pictograma de alerta en sus envases para informar sobre los efectos negativos que el fármaco tiene sobre la conducción. En este caso, apunta Certimedic, aunque los medicamentos “permiten controlar la sintomatología y mejorar la capacidad del paciente para conducir, sus efectos sobre el sistema nervioso central pueden interferir con la capacidad para hacerlo con seguridad. Un efecto adverso potencialmente grave, son los ataques o episodios repentinos de sueño que ocurren con algunos medicamentos, en especial con los dopaminérgicos”.

¿Necesitan de un informe favorable del médico para sacarse o renovar el carnet de conducir?

Depende. Solo será necesario si el párkinson se produce con crisis convulsiva o con crisis que incluye pérdida de conciencia, en estos casos las personas que lo sufran deberán aportar un informe favorable del neurólogo.

No se renovará la licencia en aquellos casos en los que sea necesario presentar el informe del especialista y éste sea desfavorable, es decir que valore que tiene un grado grave de la enfermedad, y que este puede ser un factor de riesgo en la conducción.

En cualquier caso, el paciente, igual que el resto de conductores, deberá pasar una revisión médica en un Centro de Reconocimiento de Conductores homologado por la Dirección General de Tráfico (DGT). El resultado de las pruebas permitirá determinar si es apto o no para la obtención o renovación de su licencia de conducción y los años a renovar dicha licencia.

¿Por cuánto tiempo pueden obtener el permiso de conducción?

El permiso tendrá una vigencia de dos años o de cinco si no ha habido crisis durante los tres últimos años.

¿Cómo saber cuándo el paciente debe dejar de conducir?

Certimedic explica que “la mera presencia de Parkinson no hace que la persona no sea apta para conducir. El objetivo final es saber si un paciente concreto está en condiciones de conducir con seguridad”. Aunque cada vez hay más conocimiento de esta dolencia, aún “no existen criterios estrictos e inequívocos en relación a la conducción: la decisión debe ser individual, teniendo en cuenta la situación clínica del paciente (motora, cognitiva, visual…), su respuesta a la medicación y los efectos adversos”.

https://www.lavanguardia.com/motor/actualidad/20210411/6639064/enfermedad-parkinson-renovar-carnet-conducir.html 



Pin It on Pinterest

Share This