Por qué leer un cuento con tu hijo antes de dormir es más importante de lo que crees. – Solidaridad Intergeneracional
43579
post-template-default,single,single-post,postid-43579,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

Por qué leer un cuento con tu hijo antes de dormir es más importante de lo que crees.

Por qué leer un cuento con tu hijo antes de dormir es más importante de lo que crees.

Hablamos con Paloma Jover, docente y especialista en literatura infantil y juvenil.

Ana I Martínez

Enlace noticia original

Todas las noches, en los hogares con niños pequeños, debe reproducirse la mista rutina: cenar, lavarse los dientes, hacer pis, ponerse el pijama, bajar las persianas, encender una luz tenue, escoger un cuento… El día acaba y, para hacerlo de la mejor manera, es fundamental ir preparando el terrero de cara a un objetivo final: dormirse.

La agitación, la falta de rutina o nuestro propio agotamiento pueden dificultar la tarea de dormir a los más pequeños de la casa. Por ello, SM ha lanzado la campaña «Duermelee» para acompañar a las familias en este momento tan importante para el descanso de sus hijos y ayudarlos, a su vez, a crear hábitos de sueño saludables en casa.

Para consolidar con éxito la rutina, es necesario elegir bien el cuento.

Por ello, SM propone ‘Un beso antes de dormir’, ‘Buenas noches, Pepe & Mila’ y ‘Pepo se va a dormir’.

Hablamos con Paloma Jover, docente y especialista en literatura infantil y juvenil, para entender la importancia de la lectura antes de acostarse.

¿Por qué es importante leer un cuento antes de irse a dormir?

Es importante en el sentido de que es una herramienta más que ayuda a los niños a conciliar el sueño. La lectura tiene múltiples beneficios en el desarrollo del aprendizaje pero, además, un libro contribuye a sosegar, apaciguar el final del día. Los pequeños suelen ser muy activos y necesitamos que se vayan a dormir calmados. La lectura les aporta calma, permite que hijo y padre o madre estrechen el vínculo y, por supuesto, consolida el hábito de lectura que resulta muy beneficioso a medida que crecen. Leer es la extraescolar más barata e importante que tenemos.

Es importante, por tanto, que los padres saquen un rato al final del día. ¿Qué pasa con ese vínculo?

Sí, es muy importante sacar unos minutos para estar con nuestros hijos al final del día. Con la lectura se genera un vínculo afectivo entre el niño y padre, madre o adulto muy íntimo que invita a las confidencias. Durante este rato de lectura nacen conversaciones en las que el niño se identifica con el protagonista de la historia y, sin ser conscientes, estamos construyendo los cimientos básicos de una buena comunicación entre padres e hijos que serán fundamentales en la adolescencia. Por tanto, aunque lleguemos agotados al final del día, es vital un cuento antes de dormir: es una inversión a futuro.

¿Qué tipo de libro es el más adecuado para leer al final del día? ¿Es mejor optar por libros que inviten a dormir o recojan las rutinas previas a acostarse?

Es verdad que estos libros de SM tienen una temática muy vinculada al momento del sueño. Lo importante es escoger cuentos adecuados para que la rutina del sueño sea más fácil y el pequeño adquiera el hábito necesario. Cualquier historia que no les excite es válida, ya que lo más importante es ir consiguiendo el sosiego y la calma necesaria que se necesita antes de irse a dormir.

¿Cuáles son las claves para llevar a cabo una buena rutina antes de dormir?

El libro es un eje que debemos incluir pero debemos hacer toda una rutina a la hora del sueño. Los niños no tienen el control del día que tenemos los adultos. Por eso es importante establecer rutinas con ellos: saben que después del baño viene la cena, lavarse los dientes, hacer pis, etc. Y el saber qué viene después les da seguridad y les va a facilitar todo el proceso. Saben que el día acaba con papá o mamá leyendo un cuento, acompañados de luz tenue y mucha paz.



Pin It on Pinterest

Share This