Más del 25% de los jóvenes entre 30 y 35 años aún vive con sus padres. – Solidaridad Intergeneracional
38343
post-template-default,single,single-post,postid-38343,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

Más del 25% de los jóvenes entre 30 y 35 años aún vive con sus padres.

Más del 25% de los jóvenes entre 30 y 35 años aún vive con sus padres.

Entre los menores de 29 años el porcentaje de no emancipados asciende hasta el 55%, el mayor de los últimos siete años.

I. Bernal

El año pasado el porcentaje de menores de 35 años que aún vivía con sus padres se situó en niveles record desde que en 2013, en plena crisis económica, el Instituto Nacional de Estadística (INE) empezara a ofrecer este datos en su Encuesta Continua de Hogares. La pandemia y sus consecuencias económicas han complicado el ya difícil acceso a la vivienda en los dos grupos en que el INE divide a este colectivo, rompiendo en ambos la estabilidad que se apreciaba en los últimos tres ejercicios pese a que el número de hogares en España volvió a aumentó un 0,7% y alcanzó los 18.754.800.

El primero de los grupos es el de los más jóvenes, el de quienes tienen entre 25 y 29 años. En él, el número de emancipados está por debajo de la mitad; sólo el 45% vive independientemente de ambos progenitores. Eso evidencia un incremento de 6,5 puntos en los últimos siete años (en 2013 era el 48,5%) del grupo que, por el contrario, aún no ha abandonado el hogar familiar. Casi dos de estos puntos los perdió el año pasado (el porcentaje pasó del 53,1% al 55%) al mismo tiempo que la tasa de paro según la EPA pasaba del 33% al 40,1%.

En el segundo de los grupos están quienes tienen entre 30 y 35 años y en él más una cuarta parte de la población (el 25,6%) reside con al menos uno de sus progenitores. En este caso corresponden al año pasado 1,1 de los 5,1 puntos perdidos desde que el INE comenzó a ofrecer el dato en 2013. Si bien el dato es menor el trasfondo es más dramático, puesto que muchas de estas personas sí habían logrado independizarse pero las consecuencias económicas de la crisis sanitaria las han devuelto a casa de sus padres.
Por sexo, resulta llamativo que el porcentaje de no emancipados es mayor siempre entre hombres que entre mujeres. Entre los menores de 29 años la diferencia llega a ser de 16 puntos; el 62,9% de ellos vive en el hogar familiar frente al 46,9% de ellas. Sin embargo, son ellas quienes más dificultades han encontrado en los últimos años para emanciparse, ya que la tasa de mujeres de esta edad residentes con sus padres ha crecido en 7,1 puntos desde 2013.Entre los 30 y los 35 años la diferencia por género se recorta en 4,7 puntos para situar en casa de sus padres al 31,3% de los varones y el 20% de las mujeres.


Pin It on Pinterest

Share This