La relación entre abuelos y nietos puede ayudar a prevenir el Alzheimer o la demencia senil.

La relación entre abuelos y nietos puede ayudar a prevenir el Alzheimer o la demencia senil.

La conexión intergeneracional trae múltiples beneficios para ambos.

ABC

Enlace noticia original

La relación que mantienen abuelos y nietos, que suele verse aumentada en la época estival, puede traer beneficios para ambos, como prevenir el deterioro cognitivo, así como enfermedades crónicas como el Alzheimer o la demencia senil, según ha informado a Ep el director Médico, Calidad e Innovación de Sanitas Mayores, David Curto.

«El tiempo que comparten juntos les ayuda a mejorar los test de habilidades cognitivas de los mayores, pues el papel que juegan los abuelos a nivel social les genera una sensación de utilidad y de pertenencia. Por lo tanto, esta comunicación desempeña una labor fundamental en el bienestar de ambos, contribuyendo así al desarrollo de una sólida autoestima y confianza en sí mismos«, ha indicado Curto.

En este contexto, Sanitas Mayores ha elaborado un listado con los beneficios más importantes que puede traer consigo una relación sana entre los más mayores y los más pequeños.

El primero de ellos es el apoyo emocional. Para Sanitas Mayores, los abuelos son una fuente incalculable de sostén anímico para los nietos y proporcionan un oído atento, comprensión y aliento incondicional. Esta conexión puede ayudar a los nietos a lidiar de mejor manera los desafíos de la vida.

Otro de los beneficios es la sabiduría y experiencia. La población mayor acumula una serie de vivencias que puede ser muy útil a lo largo de los años. Compartir tiempo con ellos permite a los nietos aprender de sus conocimientos y experiencias de vida, lo que puede enriquecer su perspectiva y conocimiento.

Una relación positiva entre mayores y niños mejora el aprendizaje intergeneracional. La comunicación entre abuelos y nietos fomenta un intercambio de ideas, valores y tradiciones. Los mayores transmiten conocimientos culturales, habilidades prácticas y lecciones importantes que enriquecen la identidad y la herencia familiar de los más jóvenes.

El vínculo emocional  también sale reforzado en este tipo de relaciones. El tiempo compartido fortalece el nexo afectivo, originando lazos familiares sólidos y duraderos. Esta relación cercana les brinda a ambos una sensación de amor, apoyo y sentido de pertenencia.

Por último, otro de los beneficios es la alegría y diversión. asar tiempo juntos crea recuerdos felices y momentos de entretenimiento. Jugar, reír y disfrutar de actividades juntos refuerza las uniones afectivas y establece un ambiente tanto positivo como enriquecedor.

«En Sanitas valoramos y fomentamos la conexión intergeneracional, reconociendo su relevancia en el envejecimiento saludable y feliz de los mayores, el bienestar integral de las familias y en la construcción de una sociedad cohesionada y fuerte«, ha finalizado Curto.



Pin It on Pinterest

Share This