La obesidad infantil se debe a cambios en la dieta, más que a la falta de ejercicio. – Solidaridad Intergeneracional
37720
post-template-default,single,single-post,postid-37720,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

La obesidad infantil se debe a cambios en la dieta, más que a la falta de ejercicio.

La obesidad infantil se debe a cambios en la dieta, más que a la falta de ejercicio.

Los niños horticultores de la Amazonía tienen el mismo gasto calórico que chicos de zonas urbanas.

ABC Familia

La variación en el consumo de alimentos adquiridos en el mercado fuera de la dieta tradicional, y no en el total de calorías quemadas diariamente, está relacionada de manera fiable con la grasa corporal de los niños, según un estudio de la Universidad de Baylor, en Estados Unidos, realizado sobre niños indígenas amazónicos que ofrece información sobre la epidemia mundial de obesidad, según publica la revista «The Journal of Nutrition»

«La importancia de una mala alimentación frente a un bajo gasto energético en el desarrollo de la obesidad infantil sigue sin estar clara», reconoce Samuel Urlacher, profesor asistente de antropología en la Universidad de Baylor y autor principal del estudio. «Utilizando medidas estándar del gasto energético mostramos que los niños horticultores-recolectores rurales relativamente delgados de la Amazonía gastan aproximadamente el mismo número total de calorías cada día que sus homólogos periurbanos mucho más gordos y, en particular, incluso el mismo número de calorías cada día como niños que vivían en los Estados Unidos industrializados. La variación en cosas como la actividad física habitual y la actividad inmunológica no tienen un impacto detectable en el gasto energético diario de los niños de nuestra muestra», señala,

«Estos hallazgos respaldan la opinión de que el cambio en la dieta es probablemente el factor dominante que impulsa el aumento global de la obesidad infantil, particularmente en el contexto de la rápida urbanización y la integración del mercado en los países de ingresos bajos y medios», añade.

La tasa global de sobrepeso / obesidad entre niños y adolescentes en edad escolar ha aumentado del 4% en 1975 al 18% en 2016, según la NCD Risk Factor Collaboration. Eso refleja una gran crisis sanitaria mundial. Los niños que tienen sobrepeso u obesidad a menudo lo siguen siendo hasta la edad adulta. Tienen una esperanza de vida más corta y un mayor riesgo de desarrollar enfermedades no transmisibles, incluida la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardíacas.

Detalles del estudio

Para investigar las dietas y el gasto energético de los niños en edad escolar durante la integración temprana del mercado y la transición al sobrepeso / obesidad, Urlacher y los coinvestigadores recolectaron datos entre 43 niños Shuar rurales y 34 periurbanos en la Amazonía del Ecuador. Los Shuar son una gran población indígena geográficamente aisladam que dependen predominantemente de un estilo de vida de subsistencia basado en la caza, la pesca, la alimentación y la horticultura en pequeña escala. En contraste, los niños de la muestra del estudio periurbano viven en un centro de mercado regional con acceso a carreteras, un hospital, tiendas, restaurantes y otros servicios del mercado.

Para medir la variación en la integración del mercado entre los hogares, los investigadores recopilaron información sobre aspectos como los ingresos y el acceso al agua corriente. También midieron la actividad física de los niños utilizando dispositivos portátiles y la actividad inmunológica mediante la medición de biomarcadores en muestras de sangre de punción digital mínimamente invasivas.

El estudio encontró que los niños periurbanos tienen un promedio de 65% más de grasa corporal que los niños rurales, con más de un tercio de los niños periurbanos clasificados como con sobrepeso en comparación con cero niños rurales.

Los niños de zonas rurales y urbanas tienen niveles similares de actividad física. Los niños periurbanos gastan 108 calorías por día menos que los niños rurales mientras descansan. Esto está relacionado en parte con niveles de actividad inmunológica entre un 16 y un 47% más bajos.

Las medidas de integración del mercado, actividad inmunológica y actividad física no tienen un impacto detectable en el gasto energético total de los niños, y los niños de zonas rurales y urbanas gastan aproximadamente la misma cantidad de calorías.

Por tanto, la variación en el consumo de alimentos de mercado, pero no en el gasto energético diario, está relacionada con la grasa corporal de los niños.El estudio es el primero en medir el gasto energético de los niños a través de la integración del mercado en una sola población simultáneamente con medidas de dieta, actividad física y actividad inmunológica.

«Nuestros hallazgos están en línea con un creciente cuerpo de investigación que apunta a que la mala alimentación es el factor más importante que subyace al desarrollo de la obesidad infantil -apunta Urlacher-. El ejercicio sigue siendo absolutamente una parte fundamental de esta ecuación y es esencial para llevar una vida sana, pero la dieta parece estar relacionada cada vez más directamente con la adiposidad y el equilibrio energético a largo plazo de los niños».

https://www.abc.es/familia/vida-sana/abci-obesidad-infantil-debe-cambios-dieta-mas-falta-ejercicio-202101220113_noticia.html



Pin It on Pinterest

Share This