La crisis dejará secuelas en la salud de los niños – Solidaridad Intergeneracional
22809
post-template-default,single,single-post,postid-22809,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

La crisis dejará secuelas en la salud de los niños

La crisis dejará secuelas en la salud de los niños

Los niños que viven en entornos familiares de riesgo de pobreza tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares, trastornos cognitivos y problemas de salud mental de adultos.

La crisis económica está provocando un deterioro de la salud de muchos ciudadanos en España y uno de los grupos “más vulnerables” son los niños, ya que el impacto se traducirá en un mayor riesgo de desarrollar enfermedades a largo plazo que, en muchos casos, se prolongará hasta la edad adulta.

Ésta es una de las principales conclusiones del último informe de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS), que ha recopilado diferentes estudios que ponen de manifiesto que los niños que viven en entornos familiares en riesgo de pobreza tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares, trastornos cognitivos y problemas de salud mental de adultos.

“Se conocen ya como “los niños de la crisis”, y los problemas de salud que tienen ahora también tendrán influencia en la edad adulta”, ha aseverado Inmaculada Cortés, una de las editoras del informe.

En España la tasa de riesgo de pobreza ha aumentado desde el inicio de la crisis, en especial entre la población infantil, según el informe de SESPAS, que recoge datos de 2011 que mostraban como hasta un 27 por ciento de los menores de 16 años se encontraban en riesgo de pobreza.

Esto se traduce en problemas de nutrición, la falta de una escolarización temprana y un mal ambiente familiar, ya que muchos de sus padres llevan mucho tiempo en paro y hay quienes comienzan a perder la prestación por desempleo, lo que también agrava el riesgo de sufrir trastornos mentales –principalmente ansiedad y depresión– y acaba afectando a sus hijos.

Además, el informe recuerda que hay varios estudios epidemiológicos con perspectiva de trayectoria vital que encuentran que las experiencias de pobreza en la infancia tienen efectos negativos sobre la salud a lo largo de la vida, aumentando (entre otros trastornos) el riesgo de retardo de crecimiento, asma y mala salud general en la infancia.

Y de igual modo, el riesgo de estos problemas en la niñez se incrementa cuando la pobreza es crónica y profunda, y sus efectos se manifiestan también en la edad adulta con un mayor riesgo de trastornos crónicos. En concreto, la pobreza y la experiencia de hambre en la infancia predicen el deterioro cognitivo, la depresión, las limitaciones funcionales, las discapacidades en las actividades de la vida diaria, el bajo desempeño físico y la fragilidad en las personas mayores.

LOS TRES PRIMEROS AÑOS DE VIDA MARCAN EL FUTURO

Esto se debe, como ha añadido Beatriz González López-Valcárcel, otra de las editoras de este trabajo, a que “los tres primeros años de vida son fundamentales para el desarrollo futuro de la persona, en términos de productividad, acceso al mercado laboral, salud y felicidad”.

Durante la etapa embrionaria (entre las semanas 2 y 8 desde la concepción) es cuando se forman los sistemas orgánicos, y en la posterior etapa fetal (a partir del segundo mes desde la concepción hasta el nacimiento) cuando se forman los músculos y los huesos, cuando el ritmo de crecimiento del cerebro es mayor y cuando los sistemas respiratorio y digestivo empiezan a funcionar de manera independiente.

También es durante la infancia cuando deben adquirirse determinadas habilidades cruciales para el éxito a medio y largo plazo, como son establecer relaciones de apego seguras con el/los cuidador/es primario/s (desde el nacimiento hasta aproximadamente el primer año de vida), aprender a explorar y comunicar (de 1 a 3 años), y aprender a autorregular los pensamientos, las conductas y las emociones (aproximadamente de 3 a 5 años).

Además, estudios recientes también muestran como las condiciones en la infancia se asocian con el estado de salud autopercibido en la edad adulta, de modo que tener buena salud durante la infancia y crecer en un ambiente favorable deriva en un nivel educativo más alto, una mejor salud y un mayor estatus socioeconómico en edades adultas.

“La pobreza mantenida en la edad infantil se asocia a peores resultados educativos, más fracaso escolar (…) lo que conllevará menores oportunidades de trabajo y peores ocupaciones, que también repercutirá en más problemas de salud”, ha explicado Cortés.

PARADOS Y MAYORES, CON UNA SALUD “MÁS VULNERABLE”

Por otro lado, el informe SESPAS también señala otros colectivos “vulnerables” cuya salud se ha deteriorado como consecuencia de la crisis, como los parados, los mayores o los inmigrantes.

En el caso de los parados se ha observado un aumento de trastornos mentales como ansiedad o depresión, algo que también se ha dado entre los que han tenido problemas de vivienda o dificultades para pagar sus hipotecas.

Por su parte, entre las personas mayores una de las medidas que más ha impactado en su salud ha sido el nuevo sistema de copago de medicamentos, ya que ahora deben pagar un 10 por ciento del precio de sus medicinas (cuando antes eran gratis), lo que ha supuesto un “impuesto sobre la enfermedad” que hace que algunos dejen de tomarlas.

El informe también muestra como antes y durante la crisis económica han aumentado de manera significativa los trastornos del estado de ánimo (19,4% en depresión mayor y 10,8% en distimia), los trastornos de ansiedad (8,4% en trastorno de ansiedad generalizada y 6,4% en crisis de angustia), los trastornos somatomorfos (7,2%) y el abuso de alcohol (4,6% en dependencia de alcohol y 2,4% en abuso de alcohol).

Asimismo, también se ha reducido la tasa de nacimientos, ya que el informe muestra como en 2012 hubo unos 40.000 menos que otros años, mientras que también se ha retrasado la edad en que las mujeres comienzan a tener hijos.

No obstante, las editoras del informe lamentan que en España no se monitorice el impacto en salud de las medidas que se ponen en marcha, tanto por el Gobierno como por las comunidades autónomas, lo que impide conocer sus efectos e intentar revertirlos.

www.sabervivir.es/salud-al-dia/noticias-de-salud/la-crisis-dejara-secuelas-en-la-salud-de-los-ninos



Pin It on Pinterest

Share This