Estos son los 6 tipos de acoso escolar, o bullying, más comunes. – Solidaridad Intergeneracional
43363
post-template-default,single,single-post,postid-43363,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

Estos son los 6 tipos de acoso escolar, o bullying, más comunes.

Estos son los 6 tipos de acoso escolar, o bullying, más comunes.

Conocer los tipos de bullying es muy importante para poder identificarlos si se dieran, tanto en el aula como fuera de ella

Beatriz Benéitez Burgada

Enlace noticia original

El acoso escolar, tal y como lo define UNICEF es la conducta de persecución física o psicológica que un estudiante realiza contra otro de forma negativa, continua o intencionada. Esta forma de comportamiento puede conllevar agresiones verbales y/o físicas, acoso sexual, difamación, exclusión social, hurtos, extorsión o creación de rumores.

Los centros educativos son cada vez más sensibles al acoso escolar, pero también se sabe que continúa existiendo mucho desconocimiento entre familias e, incluso, docentes.

NACE es la Asociación No al Acoso Escolar y apunta que uno de cada cinco niños escolarizados en España sufre bullying. En lo que los expertos están de acuerdo es que, para poder ayudar a quienes lo sufren, es fundamental que padres y profesores estén atentos, porque se sabe que solamente el 15% de las víctimas comparte su miedo y su dolor con los adultos de su entorno.

Es necesario estar atentos si existe una mínima sospecha y esto es lo que se debe observar: Estar pendientes de cualquier marca física, como hematomas, arañazos o cualquier herida para la que no haya explicación clara; Es frecuente que los niños acosados se vuelvan introvertidos y pongan excusas para intentar no ir al colegio. Las víctimas sufren ansiedad con frecuencia, están nerviosos y no duermen bien; También suelen dejar de hablar con sus amigos y el rendimiento académico empeora.

Conocer los tipos de bullying es muy importante para poder identificarlos si se dieran, tanto en el aula como fuera de ella. Estos son los tipos de bullying más frecuentes, según la UNESCO.

Bullying físico

Es uno de los más comunes e incluye cualquier tipo de maltrato físico, como patadas, empujones, golpes y cualquier agresión física. También existe el llamado acoso físico indirecto, que es el relativo al hurto o al daño intencionado para robar al estudiante que sufre acoso.

Bullying psicológico

Se refiere al acoso moral, al intento de desequilibrar psicológicamente a la víctima. Son conductas que atentan contra la integridad del estudiante que sufre acoso, como hacerle sentir inferior, risas y burlas, que terminan por menoscabar la autoestima de la víctima y pueden llevarle a sentir ansiedad o depresión.

Acoso verbal

Es una forma de bullying centrada en los insultos hacia la víctima, burlas, ponerles apodos crueles o insultos. Es frecuente que estas agresiones verbales tengan lugar cuando la víctima está sola y paren en cuanto aparece cualquier adulto, cambiando el agresor de actitud.

Bullying sexual

En ocasiones se realiza sin que siquiera haya contacto físico, causando daño psicológico a la víctima, como silbidos, comentarios sobre el aspecto físico o gestos inadecuados. Pero también pueden darse actos de violencia física, acercamientos o tocamientos no consentidos. Incluye el bullying homófobo.

Ciber-bullying

Tiene lugar a través de las redes sociales, correo electrónico o aplicaciones y el objetivo es dañar a la víctima del acoso, provocar descrédito o ridiculizar. En ocasiones se publican fotos, vídeos o conversaciones sin consentimiento y casi siempre es material obtenido sin permiso. También se difunden bulos y memes y se hacen llegar amenazas, bien sean veladas o abiertas.

Bullying social

Consiste en hacer que la víctima se sienta socialmente rechazada. Excluir a una persona sin permitirle participar en el grupo. Mostrar abiertamente rechazo e, incluso, humillar.

Identificar el acoso a la mayor rapidez posible es fundamental para poder poder actuar, pero también se debe trabajar en su prevención, para intentar que no suceda. Para ello es importante que los estudiantes sepan también como identificar el acoso y estén concienciados del problema; no restar importancia a los pequeños detalles y escuchar activamente. Inculcar valores como el respeto y buen trato y ser ejemplo del trato respetuoso que ellos deben tener



Pin It on Pinterest

Share This