RENUNCIA A RENUNCIAR – Solidaridad Intergeneracional
40020
post-template-default,single,single-post,postid-40020,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943,elementor-page elementor-page-40020

RENUNCIA A RENUNCIAR

RENUNCIA A RENUNCIAR

Ana I. Esteban Martínez

Presidenta de Solidaridad Intergeneracional

 

50 años hoy equivalen a toda la existencia de un europeo de hace tres siglos. Cuando se tiene ya esta edad la brevedad de la vida comienza de verdad. Se está en la cresta de la ola y se mira y ve a ambos lados. “Que la vida iba en serio uno lo empieza a comprender más tarde” como decía Jaime Gil de Biedma y es a partir de aquí cuando la vida debe ser requerida con urgencia, habitada por una inacabable variedad de apetitos… Y más sabiendo que a la vuelta de la esquina podemos sucumbir por enfermedad, accidente…

Ya decía René Descartes: “De lo que soy ahora no se deduce que deba seguir siendo”. Pero a pesar ello, entre la madurez y la vejez está emergiendo una nueva categoría de vida, los seniors, -grupos de edad en Roma: senior de 46 a 59 años y senex de 60 a 79 años- que están en buena forma física y a menudo en mejores condiciones socio-económicas que el resto de la población. “Envejecer significa retirarse gradualmente de las apariencias”, decía Goethe, pero “el secreto de la vejez feliz puede radicar en cultivar todas tus pasiones, todas las capacidades hasta bien avanzada la vida, en no abandonar nunca ningún placer, ni ninguna curiosidad, en lanzarse a retos imposibles, en continuar hasta el último día amando, trabajando, viajando y permanecer abierto al mundo y a los demás. Sentir intactas las propias capacidades”, nos dice Pascal Bruckner.

“Envejecer es todavía la única manera que hemos encontrado de vivir una larga vida”, decía Sainte-Beuve y en solo dos siglos hemos pasado de vivir de 30-35 años a 80-85 años de media en sociedades de países ricos, como es España. La vejez se desplaza en el calendario de la vida a medida que ésta se alarga hasta llegar a la expresión última de su longevidad, es decir el número de años máximo que vive una especie (122 Jeanne Louise Calment). No confundir con la esperanza de vida, número medio de años que vive una sociedad concreta (80 años hombres y 85 mujeres en España). La longevidad es una verdad estadística, no una garantía de supervivencia.

Esta longevidad exitosa afecta a todos los grupos de edad y los revoluciona. La juventud de hoy sabe que puede vivir 100 años, y las etapas previamente diseñadas en relación con el ciclo vital se difuminan; la niñez se alarga; los estudios voluntarios se extienden a todas las décadas, incentivando el aprendizaje continuo; la carrera profesional no solo será una, habrá que estar disponible para seguir ampliando conocimientos variados y adaptarse a las nuevos hitos y avances científicos y tecnológicos que están en ebullición constante; las familias pueden o no,  ser varias y diversas y crearse en distintas etapas de la vida; y el amor, ya hoy no tiene edad y las personas rehacen sus vidas y se enamoran escuchando su corazón, sin importarles la edad del DNI. La vida puede ser un largo y ondulado camino por el que transitar, que permite fracasos y reanudaciones. Ahora hay tiempo para vivir mejor y más despacio y no apresurarse en las decisiones irrevocables. Nunca es demasiado tarde para casi nada.

 

PENSAR Y SER DIFERENTE, TIENE COSTE

Los seres humanos nos hemos auto-domesticado y nuestro gregarismo extremo constituye un problema para la discrepancia. La sociedad progresa gracias a las personas discrepantes constructivas, de buena voluntad, aquellas que se atreven a pensar diferente y llegar más lejos, subiéndose a hombros de gigantes. Estas personas pueden convertirse en un peligro, pero son fundamentales para seguir progresando. Un ejemplo fue Galileo que ante la Inquisición dijo: “E pur si mouve” (que significay sin embargo se mueve”) la tierra que gira alrededor del sol.  Se puede pagar un alto precio y por ello es más difícil llevar la contraria. Pero necesitamos modelos para esta nueva vejez del Siglo XXI, que no tiene hoja de ruta para este veranillo de San Miguel.

Este artículo se inspira en dos libros que recomiendo leer: ‘La vida contada por un sapiens a un neandertal‘ de Juan José Millás y Juan Luis Arsuaga y ‘Un instante eterno. Filosofía de la Longevidad‘ de Pascal Bruckner

call to action image

Expertos en vivir

El envejecimiento es una parte del desarrollo vital de las personas donde aparecen nuevas oportunidades de crecimiento personal



Pin It on Pinterest

Share This