Empachados de comida basura – Solidaridad Intergeneracional
24422
post-template-default,single,single-post,postid-24422,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

Empachados de comida basura

Empachados de comida basura

En las últimas cuatro décadas, el número de niños y adolescentes obesos se ha multiplicado por 10 en el mundo.

GEMA GARCÍA MARCOS

En las últimas cuatro décadas, el número de niños y adolescentes obesos con edades comprendidas entre los cinco y los 19 años se ha multiplicado por 10 en el mundo. Dicho de otra manera, más brutal si cabe, ha crecido desde los once millones que había en 1975 hasta los 124 millones que se registraron en 2016, según acaba de revelar un estudio dirigido por el Imperial College de Londres y la Organización Mundial de la Salud.

Las tasas mundiales aumentaron desde menos de un 1% (cinco millones de niñas y seis millones de niños) en 1975 hasta casi un 6% en las niñas (50 millones) y cerca de un 8% en los niños (74 millones) el pasado año. Si se mantienen las tendencias actuales, en 2022 habrá más población infantil con obesidad que con desnutrición moderada o grave.

En países como Italia, el exceso de kilos afecta ya a más de seis millones de personas (10% de la población), con un impacto en el sistema sanitario nacional equivalente a 4.000 millones de euros, al convertirse en causa principal de cerca del 80% de los casos de diabetes tipo 2, el 35% de cardiopatías isquémicas y el 55% de hipertensión entre los adultos. Todas estas patologías provocan, cada año, más de un millón de muertos.

‘GOOD FOOD’

En medio de este escenario catastrófico, proyectos como el cortometraje ‘Good Food’ surgen para recordarnos que el remedio para acabar con este mal endémico que amenaza con minar la salud de las nuevas generaciones está mucho más cerca de lo que nos pensamos; en nuestra cocina.

Realizado con motivo del 50º aniversario de la publicación de ‘Seven Countries Study’, informe en el que Ancel Keys puso en valor la dieta mediterránea como garante de una vida larga y saludable, el film retrata una sociedad que se aleja cada vez más del ideal de nutrición.

“Por desgracia, sufrí la pérdida de mi padre a una edad muy temprana por problemas relacionados con la obesidad. Para mí es un gran honor poder colaborar en la divulgación de los beneficios de llevar una buena alimentación desde la infancia”, asegura Gianluca Mech, experto en Nutrición e ideólogo de esta producción de la Factoría Morol que se estrenará hoy en el Festival de Cine de Roma.

“Es muy importante sacudir las conciencias de la gente. El mundo merece conocer las terribles consecuencias derivadas del desconocimiento de que la salud, la alimentación, el medioambiente y la cultura, deben ir de la mano”, añade Mech. Resultado de muchos años de investigación, “‘Good Food’ es un pequeño baño de realidad que muestra una problemática que debemos afrontar desde edades muy tempranas para asegurar a nuestros hijos un futuro equilibrado y saludable”.

Salvar la dieta mediterránea de la invasión de la comida rápida y su letal combinación de grasas y azúcares es, en su opinión, la mejor manera de atajar esta pandemia de obesidad, agravada por el sedentarismo. Para los escépticos, nada mejor que comprobar la extraordinaria longevidad de Ancel Keys -vivió 100 años-, el gran defensor de una forma de comer que ahora reivindica Gianluca Mech.

www.elmundo.es/vida-sana/estilo-y-gastro/2017/10/30/59f309b146163f555e8b4580.html



Pin It on Pinterest

Share This