El repunte de casos en las residencias hace temer que se repitan vejaciones a ancianos. – Solidaridad Intergeneracional
34296
post-template-default,single,single-post,postid-34296,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

El repunte de casos en las residencias hace temer que se repitan vejaciones a ancianos.

El repunte de casos en las residencias hace temer que se repitan vejaciones a ancianos.

Un vídeo de una residencia en Terrassa ha dejado de manifiesto la indefensión y vulnerabilidad de algunas personas mayores en estos centros.

Javier Ricou

Miles han perdido la vida y otros la dignidad. Es la cruda realidad vivida durante la pandemia en muchas residencias de gente mayor de España y que ahora resucita con el preocupante repunte de casos en esos centros a los que está costando mucho recuperar la normalidad.

La indefensión y vulnerabilidad de esas ancianas y ancianos encerrados durante meses en sus habitaciones y sin posibilidad de contactar con sus familias ha vuelto a quedar de manifiesto con el vídeo colgado este lunes en las redes sociales en las que se ve cómo dos trabajadoras de una residencia de Terrassa insultan y vejan a una mujer postrada en su cama a la hora del almuerzo.

“Les deseo la peor vejez del mundo”, dice la hija de la anciana vejada en Terrassa por 2 auxiliares despedidas

Las protagonistas de esta historia, dos auxiliares de enfermería, han sido despedidas. La respuesta del centro (Mossèn Homs), dependiente de la Generalitat, ha sido inmediata. Como también la reacción de Afers Socials, que abrió una investigación solo ver el vídeo y puso el caso en conocimiento de los Mossos. La Generalitat se personará como acusación

Lo que se ve en este vídeo (una de las trabajadoras insulta a la mujer, llamada Elisa, mientras la compañera que graba ríe) recuerda a la historia contada por La Vanguardia meses atrás por una voluntaria que dejó su empleo a las pocas horas de empezar a trabajar en el Centro Residencial Sant Adrià, intervenido por la Generalitat. No pudo continuar con sus tareas tras ser testigo de vejaciones, insultos y malos tratos por parte del personal del centro a usuarios de ese asilo.

“Deja que salga de la habitación a ver si pilla el virus”. “Para que le vas a cambiar los pañales si se volverá a cagar”. “Mira la loca”. “Deja al cabrón”… Son frases que escuchó esta voluntaria en las pocas horas que aguantó en ese trabajo. Y lo más grave en este caso: las cámaras de la sala de la televisión de ese centro habían sido tapadas con cinta aislante para no dejar constancia de lo que allí pasaba.

En la historia que se ha vivido en Terrassa ha ocurrido lo contrario. Las vejaciones fueron grabadas por las mismas protagonistas. “Va, abre la puta boca, vieja cascarrabias”, grita la joven cuidadora que da la comida a Elisa. La auxiliar que graba las imágenes ríe a carcajadas. “¡Elisa, la pastilla! ¿No entiendes que te la tienes que tomar? Si te duele de los pies a la cabeza te vas a joder, ¡Hombre ya, la puta pastilla!”, vuelve a gritar antes de tirar la píldora al suelo.

“Les deseo la peor vejez del mundo”, afirmó ayer la hija de Elisa en declaraciones a Espejo Público al referirse a esas dos trabajadoras que vejaron a su madre. La mujer añadió que lo visto en ese vídeo le produce “indignación y pena porque las personas mayores internadas en las residencias necesitan ahora más cariño que nunca”.

Las historias de estas residencias de Sant Adrià y Terrassa podrían considerarse como hechos aislados. Pero la realidad es que ese abandono de usuarios en los geriátricos durante esta pandemia se repite con demasiada frecuencia. Ana, auxiliar de enfermería en Zaragoza, contactó tiempo atrás con La Vanguardia para informar de que en el centro en el que trabajaba, los ancianos pasaban horas postrados en los sillones de la sala de la tele.

Sin separar a los contagiados de los sanos. Era normal, dice, encontrar pastillas por el suelo y a las auxiliares les obligaban a realizar tareas para las que no tienen competencias. Historias que no deberían de repetirse con el repunte de contagios en los asilos.

https://www.lavanguardia.com/vida/20200826/483060065904/rebrotes-residencias-vejaciones-terrassa.html



Pin It on Pinterest

Share This