El empleo aumentó en enero en 72.000 personas con récord de contratos indefinidos. – Solidaridad Intergeneracional
42290
post-template-default,single,single-post,postid-42290,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

El empleo aumentó en enero en 72.000 personas con récord de contratos indefinidos.

El empleo aumentó en enero en 72.000 personas con récord de contratos indefinidos.

La hostelería sufrió una recaída del empleo por la nueva ola del covid, pero se compensó con las contrataciones de la sanidad, la educación y el comercio. El 15% de los nuevos contratos fueron fijos.

Javier Jorrín

Enlace noticia original

El mercado laboral español mantuvo su intensa recuperación en el mes de enero con una leve aceleración de las tasas de creación de empleo. La ola del virus provocada por la variante ómicron no doblegó esta vez el crecimiento de la actividad, lo que se refleja en los datos de afiliaciones a la Seguridad Social y paro registrado publicados este miércoles. En términos desestacionalizados, el número de cotizantes aumentó en casi 72.000 personas, lo que supone el mejor dato de toda la serie histórica. El número de afiliados a la Seguridad Social se situó por encima de los 19,9 millones.

Sin el ajuste estacional, la afiliación del mes de enero fue inferior a la de diciembre, como pasa siempre en el inicio del año, que es cuando se destruyen los empleos de la campaña navideña tras el día de Reyes. En esta ocasión, la destrucción de empleo fue de casi 198.000 personas, uno de los mejores meses de enero de toda la serie. Contrasta, por ejemplo, con los 219.000 empleos perdidos en enero de 2021 o los 244.000 perdidos en enero de 2020, justo antes del estallido de la pandemia. Para evitar estos efectos producidos por el calendario, se desestacionalizan los datos y así los meses son comparables.

En tasa interanual (otra medida que elimina los efectos de calendario), el ritmo de la afiliación alcanzó el 4,24%, con casi 800.000 afiliados más que hace un año. Este es el mejor dato desde julio, cuando se terminó el efecto del final del estado de alarma. Sirva como comparativa que, durante el anterior ciclo expansivo de la economía española (2013-2019), el ritmo de creación de empleo no llegó en ningún momento al 4%. El mejor dato se quedó en el 3,87% alcanzado en mayo de 2017.

Uno de los datos más relevantes del mercado laboral de enero fue el crecimiento de la contratación indefinida tras la aprobación de la reforma laboral en el Consejo de Ministros. La norma se aprobó por la vía del real decreto-ley, de modo que, aunque está en vigor, necesita ser convalidada por el Congreso este mismo jueves. En enero la contratación indefinida creció con fuerza y, aunque las nuevas modalidades contractuales aún no son obligatorias, podría ser que las empresas estuviesen adaptándose ya a la nueva regulación.

Según los registros del Ministerio de Trabajo, en enero se firmaron 239.000 contratos indefinidos, el segundo mejor dato de toda la serie histórica en un mes de enero, por detrás del mes de enero de 2008, en pleno pico de la burbuja inmobiliaria. El dato que sí fue récord este enero ha sido el de nuevos contratos indefinidos (excluyendo conversiones de temporales a fijos). El porcentaje de contratos indefinidos sobre el total de contratos firmados en enero ascendió al 15%, una cifra que supera en más de un 50% la media histórica de los meses de enero.

Enero fue un mes de contrastes en el empleo con grandes diferencias por sectores marcados por la pandemia y las restricciones a la actividad. Las distintas actividades de la hostelería sufrieron a lo largo del mes el impacto de la nueva ola del virus, lo que provocó la destrucción de 54.000 empleos, esto es, unos 18.000 empleos destruidos más de los que se suelen perder en los meses de enero.

Por el contrario, la nueva ola del virus obligó a reforzar las plantillas de sanitarios y profesores durante todo el mes, lo que contribuyó a compensar la pérdida de empleo en la hostelería. En la sanidad, se incorporaron casi 7.300 profesionales (con los datos desestacionalizados) y en la educación, algo más de 8.200 nuevos trabajadores.

El comercio también vivió un mes de muchas contrataciones, lo que anticipa un buen ritmo del consumo en el inicio del año. En total, el comercio (mayorista y minorista) incorporó a algo más de 12.000 personas a lo largo del mes. La construcción también empezó el año con buen pie después de un año 2021 para olvidar e incorporó a 12.000 trabajadores en términos desestacionalizados.

Si se compara con los niveles de enero de 2020, justo antes del estallido de la pandemia, el empleo se ha recuperado en la mayor parte de los sectores. Destaca la sanidad, con un incremento de 144.000 profesionales, un 9% más. Le siguen la educación, las administraciones públicas, las actividades profesionales y científicas (servicios de alto valor añadido) y la agricultura, todos ellos con un crecimiento superior al 6%. En el extremo opuesto se encuentra la hostelería, que todavía sigue con 74.000 empleados menos que antes de la pandemia, un descenso del 6,1%.

La reincorporación de los trabajadores en ERTE fue la peor noticia del mercado laboral del mes de enero. Aunque la media mensual arroja un descenso de 11.500 trabajadores de los ERTE respecto a diciembre, la realidad es que desde el 15 de diciembre se paró la mejora de este indicador. De hecho, el último día de enero apenas había 6.200 trabajadores en ERTE menos que el 15 de diciembre. La aprobación de restricciones en los días previos a la Navidad y el incremento que siguió en enero, como el cierre del ocio nocturno, obligó a muchas empresas de la hostelería a mandar a sus trabajadores al ERTE.

Está por ver qué ocurre en febrero, cuando las restricciones vuelvan a desaparecer, si se reanuda la salida de trabajadores de los ERTE o si se estanca. La mitad de estos trabajadores en ERTE están trabajando a tiempo parcial.

Como ocurre en todos los meses de enero, el paro aumentó por el final de la campaña navideña. Sin embargo, lo hizo al ritmo más lento desde el año 1998, marcando el segundo mejor registro de la serie histórica. En concreto, el incremento fue de 17.200 parados. En tasa interanual, el descenso del paro mejoró hasta el 21%, lo que implica que en los últimos 12 meses han salido del desempleo más de 840.000 personas. Sirva como comparativa que, durante el anterior ciclo expansivo, la caída del paro más elevada fue del 11,1% alcanzada en mayo de 2017.

 

 

 



Pin It on Pinterest

Share This