El azote de los curanderos – Solidaridad Intergeneracional
21733
post-template-default,single,single-post,postid-21733,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

El azote de los curanderos

El azote de los curanderos

El médico Edzard Ernst presenta un libro que refuta las tesis de los tratamientos alternativos – El facultativo ofrece hoy una conferencia

INÉS P. CHÁVARRI – San Sebastián

Edzard Ernst (Wiesbaden, Alemania, 1948), galeno de profesión, guarda una relación paradójica con la medicina alternativa. El facultativo ha desnudado al sector con su libro Trick or treatment, alternative medicine on trial, que acaba de ser publicado en euskera por Elhuyar (Sendabide ala iruzurbide. Medikuntza alternatiboa proban). La obra resume 20 años de investigación con una conclusión: “este tipo de tratamientos solo producen un efecto placebo en el paciente”. Un trabajo en el que, entre otras cosas, Ernst se embarcó por una experiencia directa: de pequeño el médico de cabecera de su familia era un homeópata y en su juventud coqueteó con las propuestas ajenas a la medicina oficial.

“Soy de la generación del 69, de los que salimos a protestar a la calle contra nuestros profesores, la medicina alternativa parecía ser el modelo a seguir frente a los postulados tradicionales”, explica Ernst en una de las salas del Palacio de Miramar de San Sebastián, donde hoy (19.00) ofrecerá una conferencia, invitado por Elhuyar, dentro de la programación de los cursos de verano de la UPV.

Ernst, doctor en Medicina, imparte clases en la Universidad de Exter (Inglaterra), y aclara que su libro, que en castellano se podría traducir como Truco o tratamiento, la medicina alternativa bajo juicio, es una sucesión de pruebas y estudios. El médico ha analizado todo tipo de tratamientos considerados alternativos, desde la homeopatía (que él mismo practicó), a la acupuntura o aromaterapia.

“Para que la gente pueda tomar buenas decisiones, necesita buenas pruebas”, señala rotundo el médico que ha firmado su obra junto al periodista Simon Singh. “Necesitamos estudios hasta para comprar una lavadora, algo que en el caso de la medicina cobra una importancia mayor porque estamos hablando de la salud de las personas”, continúa. Ernst pone un ejemplo. “Uno de los discursos más extendidos de la homeopatía es su capacidad para curar el asma en niños y hemos conseguido probar que no es cierto”.

El médico ideó un intrincado sistema de estudio para refutar esas tesis analizando el tratamiento de 150 niños. “A los pacientes les llegó su tratamiento a través de un notario, a algunos les dimos la solución que les habían recetado y a otros directamente un placebo. Los análisis finales demostraron que las mejoras que se habían producido eran iguales en los dos tipos de pacientes”.

Ernst subraya la implantación de estos tratamientos en la sociedad. “Si buscas en Google medicina alternativa encuentras 62 millones de resultados” y achaca a la falta de información la creencia de la gente en este tipo de métodos. El médico, antes de despedirse, alerta sobre la moda, ligada a la medicina alternativa, de no vacunar a los niños: “Me parece una actitud criminal. Las vacunas es uno de los más importantes inventos de la medicina científica y salvan muchas, muchas vidas”.

http://www.elpais.com/articulo/pais/vasco/azote/curanderos/elpepusoc/20110705elpvas_17/Tes



Pin It on Pinterest

Share This