De grandes olvidados a héroes del confinamiento: «Aprendamos de los niños». – Solidaridad Intergeneracional
29028
post-template-default,single,single-post,postid-29028,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

De grandes olvidados a héroes del confinamiento: «Aprendamos de los niños».

De grandes olvidados a héroes del confinamiento: «Aprendamos de los niños».

Los expertos califican de ejemplar el comportamiento de los menores durante el aislamiento contra el coronavirus, pese a que los gestores de la crisis no siempre suelan mencionarlos.

EFE

Son los «grandes olvidados» del decreto de estado de alarma, pero durante las tres semanas de confinamiento nos han demostrado que saben convertirse en héroes capaces de adaptarse a todo: «Los niños son campeones y deberíamos aprender de ellos«.

Diversos ayuntamientos, entidades y policías locales se han sumado en los últimos días al aplauso que están recibiendo los más pequeños por su comportamiento durante el aislamiento contra el coronavirus, pese a que los gestores de la crisis no siempre suelan mencionarlos.

Cada vez son más los que participan en la ovación que reciben los menores y los que destacan que, como ellos, los adultos deberíamos aprender a relativizar, adaptarse y amoldarse a las circunstancias en la medida de lo posible.

«Son los grandes olvidados de esta historia, pero también son unos campeones que se adaptan a cualquier cosa. Deberíamos aprender de ellos», ha señalado en una entrevista con Efe la psicóloga infanto-juvenil Neus Bofill.

La especialista considera que, en general, los menores «están respondiendo muy bien» al confinamiento gracias a su «flexibilidad» y «su gran capacidad de habituarse a los cambios», muy superior a la de los mayores, quienes no siempre logran aclimatarse con la misma rapidez ni complacencia.

«Tendríamos que agradecérselo», ha recalcado Bofill, quien ha alertado que esta situación tampoco es del todo «idílica», ya que hay menores que padecen «inquietudes, malestar e incertidumbre», lo que depende en gran parte del entorno en el que estén confinados.

«Las condiciones en las que estén en sus hogares marcan muchísimo. Es muy diferente tener a los padres en casa o que tengan que trabajar, así como disponer de una terraza o no tener ni balcón«, ha recordado.

Salir a la calle

Por eso ha opinado que, si la situación se alarga en el tiempo, sería conveniente que se permitiese salir a los niños a la calle con ciertas limitaciones para que puedan sentir la brisa y la luz del sol, especialmente a los que tienen necesidades especiales.

Siempre, eso sí, apelando a la «responsabilidad social« de los progenitores para garantizar que no acudan a parques de columpios ni a otros lugares que pueden ser focos de infección: »Se trata de dar prioridad a quienes más lo necesitan«.

La pedagoga Heike Freire también defiende esta posibilidad y subraya que los «cachorros humanos» necesitan estar al aire libre «para desarrollarse bien» y fortalecer su sistema inmunitario.

«La situación de confinamento es angustiosa desde muchos puntos de vista porque no estamos pensados para estar encerrados», ha explicado antes de censurar que el Gobierno no los haya «ni mencionado» en el BOE.

De acuerdo con Freire, «los adultos pueden confinarse durante meses y no pasa nada, sobre todo si disponen de ciertos recursos artesanales, culturales o están acostumbrados a estar solos», mientras que en el caso de los menores «son vulnerables porque se están desarrollando«.

Y aunque ha aseverado que «es muy complicado decir cómo lo están llevando los niños» por la enorme casuística, ha resaltado que es uno de los colectivos que más lo está «sufriendo» por la falta de medidas dirigidas a ellos y porque son «un espejo del mundo adulto».

En cambio, la educadora infantil Mónica López considera que los niños están gestionando el aislamiento mejor que los adultos porque son capaces de adaptarse fácilmente «a lo que les toca» y «lo normalizan todo enseguida».

«Los niños viven más el presente y son más libres. Si tienen un entorno tranquilo que los cuide y entretenga, se adaptarán bien«, ha sostenido antes de agregar: »Los pequeños no se sienten atrapados, se conforman más porque tienen menos necesidades y más imaginación«.

Sin embargo, según López, los adultos a menudo «no valoramos lo que tenemos y ansiamos lo que no podemos», por lo que ha propuesto aprovechar la coyuntura para aprender de nuestros hijos el «saber estar donde toca».

«Intentemos aprovechar el tiempo que tenemos y aprendamos a cuidarnos, a cuidar de los demás y a crear relaciones que con el día a día no les damos importancia», ha concluido.

https://www.abc.es/familia/padres-hijos/abci-grandes-olvidados-heroes-confinamiento-aprendamos-ninos-202004070150_noticia.html



Pin It on Pinterest

Share This