Covivienda, una solución para la soledad no deseada de las personas mayores. – Solidaridad Intergeneracional
42275
post-template-default,single,single-post,postid-42275,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

Covivienda, una solución para la soledad no deseada de las personas mayores.

Covivienda, una solución para la soledad no deseada de las personas mayores.

Las cooperativas etxekonak bat y etxekide exponen su modelo habitacional en unas jornadas celebradas en Pamplona.

Iker García

Enlace noticia original

Las cooperativas Etxekonak Bat y Etxekide llevaron a cabo la semana pasada en Pamplona unas jornadas en las que expusieron su proyecto de Alojamiento Colaborativo Sénior (ACS), edificios cooperativos compuestos por un apartamento privado y espacios comunitarios como comedores, cocinas o salas de trabajo.

Las jornadas, que constaron de varias mesas redondas en las que participaron distintos ponentes, fueron inauguradas por Eneko Larrate, director general del Departamento de Vivienda del Gobierno de Navarra, e Inés Francés, gerente de la Agencia Navarra de Autonomía y Desarrollo de las Personas, junto a Teo Ronco (Etxekonak Bat) y Kontxesi San Juan (Etxekide) y clausuradas por Carmen Maeztu, consejera de Derechos Sociales.

Las coviviendas o alojamientos colaborativos son comunidades autogestionadas por los propios vecinos en las que se hace especial hincapié en la colaboración y la convivencia. En el caso de estos colectivos, sus proyectos están orientados a personas de entre 50 y 70 años. “De momento somos solo un proyecto, un proyecto de convivencia”, apuntó Teo Ronco, de Etxekonak Bat. Que explicó que se encuentran a la espera de que “el Ayuntamiento saque de una vez a concurso los solares que se comprometió a sacar hace más de dos años”. Estos solares, ubicados en San Juan y en la Txantrea, son las localizaciones en las que las cooperativas esperan construir sus edificios.

Los ACS, en palabras de Ronco, serían una solución a varios problemas que sufre nuestra sociedad, y más concretamente las personas mayores. En primer lugar, frente a la soledad no deseada, este modelo propone la “compañía voluntaria”. “Esto no es una residencia, en la que convives con gente que no conoces, sino que lo haces con gente que comparte tu forma de ver la vida”, apuntó.

En segundo lugar está el problema de la inseguridad económica. “Cada vez vivimos más tiempo, mientras que la vida es cada vez más cara. Terminas tu vida laboral y te ves con unos ahorros, muchos o pocos, y con una pensión, pequeña o grande, y piensas, ¿esto me llegará hasta el final? Esa inseguridad crea unas malas condiciones mentales de vida”, explicó, para apuntar que la solución que proponen es la de las “cooperativas en régimen de cesión de uso”. Con este modelo, la cooperativa es la propietaria del edificio y cede el uso de los apartamentos a los socios.

Para terminar está la cuestión de la dignidad de las personas mayores. “La dignidad y la autoestima están basadas en esta sociedad en dos conceptos: producir (el trabajo) y reproducir (los hijos). Si se acaba el producir, porque nos jubilamos, y el cuidar de los hijos, porque se independizan, te encuentras con que los mayores son una cosa rara que hay que arrinconar, con mucho cariño por parte de los hijos, con mucho cuidado por parte de la Administración, y con un gran interés, porque somos una cartera con patas, por parte de las empresas. Se hacen cosas para nosotros, pero sin nosotros”, subrayó Ronco.

Respecto a este punto, el representante de Etxekonak Bat explicó que optan por “huir de la alternativa individualista para solucionar estos problemas, y hacer algo más cooperativista” y aseguró que no están “inventando nada”, sino que simplemente están “copiando a otra gente que está más avanzada que nosotros”, en alusión de que este modelo ya está presente en otros países del centro y el norte de Europa.

De esta manera, proponen una solución con la que las personas mayores puedan “seguir siendo dueñas” de sus vidas, sin que otras personas decidan por ti “cosas como tus horarios o tus actividades.

Por último, dejó claro que no piden “dinero ni subvenciones”. “Pedimos que nos alquilen un solar, ni siquiera que nos lo den. Además, el edificio al final se lo quedará la Administración. También pedimos que nos faciliten todos los trámites burocráticos y administrativos”, concluyó el representante de Etxekonak Bat.

REACCIONES

Maeztu: “Una alternativa a residencias tradicionales”
La consejera de Derechos Socials, Carmen Maeztu, que participó en la clausura de la jornada, se refirió a los modelos de alojamientos colaborativos como una “alternativa a las residencias tradicionales para la mejora del bienestar, la calidad de vida o el envejecimiento activo de las personas mayores”. “Con la pandemia nos hemos dado cuenta de la importancia de cuidarnos y de cuidar a otros, empezamos a ser conscientes de lo interdependientes que somos y eso supone ya un cambio en la forma de vivir y relacionarnos con los demás”, subrayó.

Larrate: “Como Gobierno hemos de implicarnos”
El director de Vivienda, Eneko Larrate, que participó tanto en la inauguración como en la clausura de la jornada, aseguró que desde el Gobierno valoran el modelo de covivienda de Etxekonak Bat y Etxekide porque comparten “algunos de los rasgos de este tipo de iniciativas”. “Ante el germen del modelo de vivienda colaborativa en nuestro territorio foral, como Gobierno hemos de implicarnos más si compartimos, como lo hacemos, la filosofía de fórmulas alternativas de respuesta al derecho a la vivienda que fomenten la propiedad colectiva y las relaciones de comunidad”.



Pin It on Pinterest

Share This