Conducir en la vejez, serio dilema – Solidaridad Intergeneracional
24300
post-template-default,single,single-post,postid-24300,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

Conducir en la vejez, serio dilema

Conducir en la vejez, serio dilema

* Hay 3’8 millones de conductores de más de 64 años.
* Menos reflejos, pero más prudencia, cuestiones contrapuestas.

JOSÉ MIGUEL VINUESA

La edad es un factor fundamental para la conducción. Igual que una persona con 10 años no puede conducir, las personas de avanzada edad tampoco deberían. ¿O sí? En realidad es un debate que nunca encuentra una respuesta que contente a todos los interesados.

En España, a día de hoy, tenemos a 3’8 millones de conductores de más de 64 años. Pero aunque muchas veces nos quejemos de la actitud de las personas mayores al volante, su siniestralidad es muy baja, y suelen ser más víctimas que causantes de accidentes. Los mayores son mucho más prudentes al volante que los jóvenes, y estadísticamente incurren en un menor número de conductas potencialmente peligrosas.

Por el contrario, es evidente que las capacidades motoras de los ancianos se van viendo afectadas con el paso de los años. No se reacciona igual en la juventud que a edades avanzadas. De hecho, los propios afectados reconocen su merma de capacidades, especialmente en relación con sentidos como la vista, que les impide ver correctamente las señales de noche, o evaluar de manera rápida los posibles movimientos de los demás usuarios de la via.

Pero, ¿debería retirarse el carnet a partir de cierta edad? Es un debate espinoso, sin duda. Más que retirar el carnet, las asociaciones de conductores, del automóvil, e incluso la propia DGT, solicitan y valoran análisis más profundos llegados a cierta edad, que cifran en ellos 64 años. Para ello, ponen como ejemplo el que si un coche debe pasar la ITV cada año una vez cumplidos los diez, las personas debemos ser sometidos a revisiones más profundas conforme nos hacemos mayores para determinar si se nos debe renovar el carnet o no. Los cinco años actuales consideran que es excesivo.

Pero la retirada del carnet sólo por la edad es una medida excesiva, que se fundamentaría en una causa objetiva y no subjetiva: la edad, independientemente del estado de salud del conductor. La renovación o no, no puede depender de un parámetro objetivo, sino subjetivo: sólo quien supera correctamente todas las pruebas debe tener el carnet, y además no estaría fuera de lugar que se introdujesen ya test psicotécnicos serios, mucho más útiles para determinar la procedencia o no de que una persona se ponga al volante.

A fin de no excluir a los mayores, se proponen medidas para facilitar su participación en la conducción: señales más grandes –algo que en todo caso beneficiaría a todos–, mejor iluminación de las carreteras, cursos de conducción y reciclaje obligatorios, posibilidad de realizar exámenes de reciclaje, y revisiones médicas cada año, o a lo sumo dos. No son propuestas especialmente invasivas, y desde luego no son excluyentes, sino que tratan de lograr garantizar que estas personas están en condiciones de conducir.

También está el factor técnico. Los coches están cambiando y evolucionan muy rápido. Un coche siempre será un coche, pero las nuevas tecnologías, los sistemas que se introducen en los coches, las nuevas motorizaciones eléctricas que modifican parcialmente la forma de conducir, son elementos que pueden hacer que una persona mayor tenga una mayor dificultad a asimilar la novedad. Por el contrario, llevan conduciendo años, y la mayoría lo han hecho con carreteras y vehículos difíciles, que exigían ser un buen conductor tanto para dominar el coche, como para mantener la concentración completamente.

Y al final, hay un componente social. No se les puede excluir por el hecho de tener cierta edad. Muchos necesitan el coche para no quedar aislados, para tener todavía su parcela de libertad que pueden disfrutar con el coche. Quitar eso es empobrecer su calidad de vida notablemente. Por lo que no es tan sencillo como decidir que a una cierta edad, ya no se puede conducir. Los mayores tienen derecho a ello, pero son necesarios más controles. Ese es el punto de encuentro en nuestros días para la convivencia de todos al volante.

soymotor.com/coches/noticias/conducir-en-la-vejez-serio-dilema-937371



Pin It on Pinterest

Share This