Cada hora delante de una pantalla triplica la probabilidad de obesidad.

Cada hora delante de una pantalla triplica la probabilidad de obesidad.

El 40% de los niños con exceso de peso refieren trastornos crónicos de sueño, según un estudio.

2024. ABC

Enlace noticia original

Por cada hora que pasan los jóvenes delante de una pantalla, aumenta por tres la probabilidad de padecer obesidad y la probabilidad de tener problemas de sueño es de 1,6 veces mayor. Así lo han observado los investigadores en los niños y adolescentes que han participado en el estudio ganador del concurso de becas de investigación impulsado por la Fundación del Sueño Mónica Duart y la Fundación Valenciana de Pediatría de la Comunidad Valenciana (Funvaped).

El trabajo de investigación, realizado por las doctoras Ana Pilar Nso Roca y Juana María Delgado Saborit, del Hospital Universitario de San Juan de Alicante y de la Universitat Jaume I bajo el título ‘Tiempo de exposición a pantallas y alteraciones del sueño en niños y adolescentes y su relación con el exceso de peso’, ha evaluado el efecto del tiempo de exposición a las pantallas frente a los problemas de sueño y obesidad  en una muestra en menores de 5 a 16 años en la provincia de Alicante.

El estudio ha concluido que «el tiempo promedio de exposición a pantallas electrónicas ha sido de tres horas al día en niños que padecen obesidad, frente a dos horas al día en niños con con un peso reducido». Otro de los datos obtenidos ha sido que hasta el 40% de los niños con exceso de peso refieren trastornos crónicos de sueño que les inducen a una menor duración y calidad del mismo. En contraste, sólo un 8% de los niños con peso normativo ha referido trastornos del sueño.

Por su parte, el segundo premio de investigación ha recaído sobre el trabajo titulado ‘Efectos de la tecnología y de la obesidad en el sueño de adolescentes’de las doctoras Vanessa Martín, Ana Rodríguez y Cristina Barbas del Hospital Universitario doctor Peset de Valencia. El trabajo demuestra que hay una mejor calidad del sueño en niños que realizan actividad física habitual. También señala la existencia de una alteración de la melatonina en niños que padecen obesidad y que ésta está directamente relacionada con el deterioro del ritmo circadiano de los niños y adolescentes estudiados.

Al respecto, la presidenta de la Fundación del Sueño, Mónica Duart, ha destacado la importancia de investigaciones como esta que demuestran a través de la evidencia científica «la estrecha relación que existe entre el abuso de las pantallas, la obesidad y la calidad del sueño en niños y adolescentes».

Higiene del sueño

Ha explicado que estos resultados «ponen de manifiesto la necesidad de concienciar sobre la importancia del descanso  y los riesgos que supone para nuestra salud no tener una buena higiene del sueño«. Además, asegura que »se hace más necesario que nunca poner límites al tiempo de exposición delante de las pantallas porque estas adicciones afectan seriamente a la alimentación y al descanso, suponiendo un problema mayor en una etapa clave como es la infancia donde el desarrollo del sistema nervioso depende en gran parte de la cantidad de horas de descanso. Además, el sueño afecta a su desarrollo cognitivo, a su conducta y a su rendimiento escolar.

Con el impulso a estas dos investigaciones, la Fundación del Sueño Mónica Duart quiere destacar, junto a Funvaped, la estrecha relación que existe entre el sobrepeso y la mala calidad de sueño de la población joven. A través de estos dos estudios, la entidad presidida por Mónica Duart pone el foco en la investigación para evidenciar la importancia de un buen descanso en la salud de un colectivo tan vulnerable a los trastornos del sueño como lo son los niños y los adolescentes.



Pin It on Pinterest

Share This