Aumenta la demanda de óvulos para fecundación asistida. – Solidaridad Intergeneracional
39492
post-template-default,single,single-post,postid-39492,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

Aumenta la demanda de óvulos para fecundación asistida.

Aumenta la demanda de óvulos para fecundación asistida.

Hay una razón clara: hoy por hoy la edad media de la primera visita a un centro de fecundación asistida, está entre los 37 y los 40 años.

Ramón Sánchez Ocaña

Enlace noticia original

Por otra parte, la demanda de óvulos crece porque España es el destino de muchas madres de todo el mundo que quieren tener descendencia y necesitan óvulos de donante. Y no solo por la calidad de nuestros centros, sino también porque la ley española es mucho mas avanzada que las de nuestro entorno. Y vienen o porque no tienen donantes o está prohibido.

También pueden influir los precios: un tratamiento de este tipo con donación de óvulos puede costar en Estados Unidos cerca de 30.000 dólares; aproximadamente tres veces mas que podría costar en España.

Perfil de las donantes

Aunque no se permite la publicidad directa solicitando donaciones, sí se puede  facilitar información que suele difundirse en universidades o en facultades de medicina. No es que se busquen unas determinadas características, pero si se prefiere que sean jóvenes, que tengan un nivel cultural como para saber cómo es todo el proceso. Deben tener entre 18 y 35 años. Antes del tratamiento se le somete a un chequeo exhaustivo, de tipo ginecológico, de tipo genético e incluso psicológico. Después se le somete a un tratamiento de estimulación ovárica durante diez días, al acabo de los cuales y a través de una punción vaginal se extraen los óvulos. Ese día debe permanecer en reposo. Y se les compensa económicamente por sus gastos y desplazamientos.

Vitrificación

Ya se utilizan tanto óvulos en fresco como conservados gracias a la vitrificación que es una congelación ultrarrápida que impide la formación de cristales. Se realiza en 30 segundos y el óvulo no sufre la mas mínima transformación. Hoy, la supervivencia tras esa vitrificación se acerca al cien por cien. Cuando se utilizan óvulos frescos, hay que coordinar a donante y receptora lo que puede entrañar alguna dificultad que se subsana con la conservación en frío. Por eso, prácticamente en todos los centros de referencia disponen también de banco de óvulos.

La receptora

No hay un perfil muy definido ya que por la presión social, la maternidad se está retrasando hasta edades en que el fallo ovárico ya es importante. Aunque “oficialmente” no hay una edad límite, los especialistas han propuesto limitar a los 50 años la inclusión en un ciclo de este tipo, aunque ya a partir de los 45 se hace análisis profundos para comprobar la idoneidad de su posible maternidad -¿Quienes acuden? Pues, como decíamos al principio, la edad media de la primera visita de quien solicita este tratamiento se sitúa en los 40 años. Acuden también mujeres operadas, mujeres menopáusicas o que no logran descendencia por vía natural. Antes de la fecundación se prepara hormonalmente para conseguir un endometrio altamente receptivo. Cuando ya esta preparada se procede a la fecundación del ovocito donado con semen del marido y una vez fecundado, se implanta.

Dónde

Prácticamente en todos los centros de reproducción asistida se puede realizar tanto la donación de óvulos como la fecundación con óvulo de donante.

También se puede realizar en la sanidad pública. Pero hay que llevar a una donante para garantizar un suministro; porque para guardar el anonimato, habrá que esperar una segunda donación que será la que se utilice para que no se conozca el origen. Por eso casi siempre estos procesos se realizan en clínicas privadas.

Hay un registro anónimo de donantes que permitiría en casos excepcionales (por la ley o por enfermedad hereditaria) identificar al donante. Eso sí, el hijo tiene derecho a conocer características generales de la donante, pero no su identidad.



Pin It on Pinterest

Share This