Arréglatelas como puedas – Solidaridad Intergeneracional
22194
post-template-default,single,single-post,postid-22194,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-29.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

Arréglatelas como puedas

Arréglatelas como puedas

Cuidadoras de personas dependientes denuncian los severos recortes en las ayudas, que además les dificultan seguir afiliadas a la Seguridad Social

C. G.

El tijeretazo del sistema de dependencia a las 2.837 personas que en Zamora cobran la prestación económica por cuidados familiares está provocando serias dificultades en muchos hogares, que han visto seriamente disminuidos sus ingresos con los que afrontaban el cuidado de las personas, normalmente mayores, que tienen a su cargo.

María Carmen de Prada Mostaza cuida de su tío, quien sufre una enfermedad que en ocasiones, le hace necesitar ayuda para actividades diarias básicas como ducharse.

«Estoy en paro. Estaba sin cobrar y sin trabajo. Solicité la ley de dependencia, me la aprobaron y me daban 327 euros». Más tarde la ayuda bajó ligeramente, a 322 euros y hace unos meses llegó la rebaja definitiva, a 138 euros. Además, cuenta « nos pagaban la Seguridad Social y ahora la tenemos que pagar nosotros». De momento Mari Carmen aguanta dada de alta a la Seguridad Social, a pesar de que le cuesta 139 euros, más de lo que cobra por la dependencia: «Dicen que va a subir a 160 euros la Seguridad Social y en ese caso no sé qué voy a hacer». El tío tiene también una pensión de 618 euros, que resulta escasa para mantener el alquiler del piso, de 380 euros, más los gastos de luz, agua o gas. «Mi tío necesita tener una persona con él para cuidarle. ¿Cómo me puedo defender si no tengo trabajo?», se pregunta.

La alternativa de buscar otro recurso es también complicada. En primer lugar porque «mi tío no quiere ir a una residencia y yo quiero cuidarle. Antes la dependencia era una ayuda, por lo menos tenías ahí para poder respaldarte y te pagaban la Seguridad Social. Pero ahora han recortado que es una pasada». No comparte la política de la Consejería de Familia de apostar por los cuidados profesionales: «Me podrían dar a mí lo que les cuesta una residencia», piensa. En cualquier caso, no queda otro remedio, «nos arreglaremos como sea». Mari Carmen reclama a las autoridades que se replanteen el criterio de recortar tanto la ayuda a los ciudadanos familiares, ya que hay muchas personas afectadas por este severo recorte. Ella misma conoce de primera mano otros casos, de gente que de 280 ha bajado a 85 euros al mes y otro caso de una persona con alzheimer que tiene aprobada la prestación «pero todavía no se la han dado. Está habiendo también retrasos en la incorporación de nuevos dependientes. Le dicen que ahora en febrero a ver si saben algo». Y eso que Castilla y León sale en las estadísticas como líder en la aplicación de la ley de la dependencia.

Rosa González cuida de su suegro. Cobraba 399 euros al mes y la ayuda le ha bajado a 142. «La Seguridad Social la cobraba aparte, pero me he tenido que quitar» porque no salían las cuentas. «Hay que estar con ella, porque hay que cambiarle el pañal, la sonda, vestirla y darle la comida. Necesita atención constante». La residencia, dice, «no es un opción, mientras podamos tenerlo en casa preferimos que esté en casa». La suegra cobra una pensión de 600 euros. Además a Rosa le afecta también el copago de los medicamentos, que incluye también a los pañales, otros ocho euros al mes que se van sumando a los recortes.

Jesús Rodríguez tiene a su cargo, junto con su familia, a su madre octogenaria ciega. La cuida a meses, junto con otro hermano y cobraban 490 euros por la ley de dependencia, una cantidad que ha visto rebajada a 199. Su madre, encamada, necesita también atención constante para cambiarla, procurar ponerla en distintas posiciones para evitar escaras o darle de comer, a través de una sonda. Como los anteriores, prefiere tener a su madre en casa en lugar de una residencia que, además, no podría pagar. Pide también que se reconsideren estos recortes que tanto están afectando a gente necesitada de ayuda.

www.laopiniondezamora.es/zamora/2013/01/28/arreglatelas-como-puedas/656101.html



Pin It on Pinterest

Share This