Alzhéimer, una pandemia insostenible que requiere de una actuación política decidida.

Alzhéimer, una pandemia insostenible que requiere de una actuación política decidida.

Carta abierta a los candidatos a la presidencia del Gobierno de España en las elecciones del 23J.

65Ymás

Enlace noticia original

Con motivo de la celebración de las elecciones generales el próximo 23 de julio, organizaciones referentes del ámbito del alzhéimer y las personas mayores reclaman conjuntamente, mediante una carta abierta dirigida a los candidatos a la presidencia del Gobierno, que se sitúe a esta enfermedad entre las prioridades de las políticas públicas de sanidad, atención social e investigación.

Las entidades firmantes –65YMÁS, ACE Alzheimer Center, Alzheimer España, CEAFA, Fundación CITA Alzheimer, Fundación Cien, Fundación Pasqual Maragall, Fundación Pilares, HelpAge, Matia Fundazioa y Mayores UDP– destacan que el alzhéimer es una pandemia estructural y silenciosa que a corto y medio plazo será inasumible para las familias afectadas y los servicios públicos de sanidad y protección social.

A continuación reproducimos la carta abierta enviada a los candidatos a la presidencia del Gobierno en las elecciones generales del 23 de julio:

La enfermedad de Alzheimer, una pandemia insostenible que requiere de una actuación política decidida

El próximo 23 de julio las personas con derecho a voto de España elegirán a sus representantes políticos. Es una excelente oportunidad para que los partidos diseñen nuevas propuestas en favor del bienestar de los ciudadanos y para que los dirigentes que conformen el próximo ejecutivo incluyan en sus planes de Gobierno estrategias y acciones para hacer frente a los desafíos que comportan los cambios demográficos y el envejecimiento de la población.

El abordaje del Alzheimer, y las demencias en general, es uno de los grandes retos a los que se enfrenta la sociedad española. En un contexto de aumento de la longevidad y sin tratamientos disponibles que curen o frenen el avance de esta enfermedad asociada a la edad, nos hallamos ante una pandemia estructural y silenciosa que, a corto y medio plazo, será difícilmente asumible para las personas y familias afectadas y para los servicios públicos de sanidad y protección social si no se toman las medidas adecuadas a la mayor brevedad posible.

Los poderes públicos y responsables políticos deben dar respuesta a la gravedad de una realidad que sigue sin ser planteada con el rigor y la atención que merece.

El alzhéimer es una enfermedad neurodegenerativa que provoca un deterioro cognitivo progresivo y una dependencia creciente en las personas afectadas, quienes requieren de cuidados y atención permanentes. En el 80% de los casos recaen en un familiar directo, mujeres en dos de cada tres casos. Se estima que el alzhéimer y las demencias afectan a alrededor de 1,2 millones de personas en España, una de cada diez personas de más de 65 años y a un tercio de los mayores de 85. Si se incluye a los miembros de la familia, la cifra de personas directamente afectadas supera los 4,8 millones. Además, hay que tener en cuenta el enorme coste económico que supone atender y cuidar a una persona con alzhéimer. Se calcula que este coste asciende a unos 30.000 euros por persona afectada al año y que las familias asumen el 87% del mismo. En las próximas décadas, la cifra de casos en nuestro país podría doblarse, derivando en una situación insostenible tanto para el sistema como para la población.

Un reto de esta magnitud requiere compromiso y amplitud de miras para cimentar en el presente las soluciones del futuro. Es urgente situar el alzhéimer entre las prioridades de las políticas públicas y dotar de presupuesto su abordaje clínico y social, además de seguir dando apoyo a las iniciativas investigadoras de este país. Consideramos que la sanidad y el abordaje de las enfermedades crónicas, como la enfermedad de Alzheimer, deben estar por encima de los ciclos electorales y de alternancia política, y ser una prioridad en las políticas públicas.

Por ello, las entidades firmantes del Compromiso por un futuro sin alzhéimer queremos llamar su atención sobre el reto que supone el abordaje del alzhéimer y apremiar a las administraciones públicas a:

1. Reconocer al alzhéimer y las demencias como una pandemia estructural que puede hacer colapsar los sistemas sanitarios y asistenciales con un coste económico y social inasumible si no se desarrollan actuaciones que permitan dar un adecuado apoyo clínico y social a las personas y familias afectadas y combatir eficazmente la enfermedad.

2. Situar estas patologías entre las máximas prioridades de las políticas de ciencia e innovación, sanitarias, sociales y económicas, incluyéndolas de forma específica y con dotación presupuestaria en las iniciativas en desarrollo en esos ámbitos.

3. Reconocer a las familias como pilar fundamental del cuidado de las personas afectadas y proporcionar los recursos en el momento adecuado y con la calidad necesaria para que puedan seguir siéndolo.

4. Facilitar los diagnósticos en fases iniciales y fortalecer las políticas de prevención y promoción de hábitos saludables para retardar la institucionalización de las personas afectadas.

5. Destinar el equivalente al 1% del coste anual de la enfermedad de alzhéimer a la financiación de su investigación y promover la transferencia del conocimiento para su aplicación práctica.

6. Revisar, dotar de presupuesto y poner en marcha de forma urgente las políticas contenidas en el Plan Integral de Alzheimer y otras demencias 2019-2023 y desplegar la Estrategia de Enfermedades Neurodegenerativas del Sistema Nacional de Salud.

Con esta carta queremos también instar a las formaciones políticas a comprometerse con la realidad del alzhéimer y las demencias y conocer su posicionamiento y medidas respecto a aquellos ejes esenciales para hacer frente adecuadamente a todos los retos que plantea esta enfermedad (sanitarios, sociales, en investigación e innovación). Por este motivo queremos formular las siguientes cuestiones:

● ¿Qué soluciones o medidas de actuación proponen para combatir eficazmente el avance del alzhéimer y las demencias y su impacto en la vida de más de un millón de familias afectadas?

● ¿Plantea su formación política situar al alzhéimer entre sus prioridades públicas en materia de salud, asistencia social y de investigación?

● ¿Cómo se va a impulsar la investigación científica del alzhéimer y qué recursos se van a destinar a la financiación de proyectos científicos?

● ¿Cómo propone su partido plantear la situación del Plan Integral de Alzheimer y otras demencias 2019-2023, dado que vence este año y que durante su vigencia no ha contado con el presupuesto necesario? A modo de ejemplo, en las dos últimas anualidades solo ha contado con 1,2 y 0,9 millones de euros.

● ¿Cómo proponen desplegar la Estrategia de Enfermedades Neurodegenerativas del Sistema Nacional de Salud?

Las entidades que firmamos esta carta le solicitamos amablemente una respuesta, quedando a su disposición para colaborar con ustedes en encontrar soluciones y respuestas que nos permitan avanzar en la lucha contra la enfermedad de alzhéimer.

Le agradecemos de antemano su atención.

Reciba un cordial saludo.



Pin It on Pinterest

Share This