100 razones para convencer a un menor de que no beba alcohol – Solidaridad Intergeneracional
23051
post-template-default,single,single-post,postid-23051,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

100 razones para convencer a un menor de que no beba alcohol

100 razones para convencer a un menor de que no beba alcohol

ANA SÁNCHEZ JUÁREZ

Navidad es sinónimo de fiesta. Cenas con los compañeros de trabajo, reuniones de amigos, encuentros en familia. Brindis. Pero también es temporada alta de ‘botellón’. Sí, de beber fuera de un local, en la calle. Seguro que no es su caso. Pero, ¿le deja a usted indiferente que la edad de la primera borrachera en España sea los 13,9 años? ¿Y qué esos niños aumenten el patrón de consumo de bebidas alcohólicas en forma de ‘atracón’ (5 o más copas en un corto espacio de tiempo)? ¿Y que el 43% de los estudiantes de 16 años y la mitad de los de 17 se han atracado de alcohol alguna vez en el último mes?

Estas las cifras recogidas en la Encuesta Escolar sobre ‘Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanzas Secundarias (ESTUDES) 2012-2013’, que desvela un aumento del consumo del alcohol entre escolares entre 14 y 18 años. Quizás sea el caso de sus hijos. O no. O el de sus sobrinos. O el de unos vecinos. Quizás usted como progenitor, familiar o amigo tenga un adolescente que hace ‘botellón’ en casa. Y quizás note que poco a poco esos minutos que el menor le prestaba de atención se van reduciendo. Nadie quiere charlas. “Muchos padres nos preguntan cómo hacer las cosas. Cómo decirles que no beban y que no te cierren la puerta en las narices. Y empiece a crecer la distancia. Por eso hemos recreado la conversación que tendrían unos padres con sus hijos, menores y consumidores. Con las cien respuestas que querría escuchar su hijo y las cien razones que podría darle para que no consuma ni una gota de alcohol.”. La declaración es de la psicóloga Rocío Ramos-Paúl, ‘Supernanny’, que ha elaborado con su equipo esas cien razones para una guía que edita con la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE) y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. “Con menores: consumo cero. Aquí hay que ser firmes. Y, por supuesto, predicar con el ejemplo. Al final todos repetimos los patrones de nuestros padres”, dice la televisiva psicóloga.

Aquí las 100 razones de Rocío Ramos-Paúl para que usted no se quede sin palabras ante sus hijos, después de verles llegar borrachos a casa. Encuentre el momento para hablarles. Más información sobre cada argumento en www.menoresniunagota.com y para los menores: www.eligesertumismo.es

1. Porque no vale todo para ser aceptado.
2. Porque eres menor y tienes que aprender a relacionarte sin consumir alcohol.
3. Porque hay amigos para todo y cuantas más cosas hagas, más gente conoces.
4. Porque pertenecer a un grupo no es convertirte en un borrego.
5. Porque para ligar no hace falta el alcohol.
6. Porque dentro del grupo hay que saber marcar la diferencia.
7. Porque hay que saber hacer amigos. (No solo cómplices o compañeros)
8. Porque más vale caer en gracia que ser gracioso.
9. Porque un amigo no te pide que te tires al pozo por él.
10. Porque aceptar la critica forma parte de las relaciones humanas y ayuda a madurar.
11. Porque ser distinto no es malo.
12. Porque hay muchas maneras de disfrutar en el tiempo libre.
13. Porque disfrutar es una actitud y depende de ti mismo.
14. Porque tienes que soportar el aburrimiento.
15. Porque no puedes confundir placer con felicidad.
16. Porque el ‘botellón’ no es la única forma de quedar con tus amigos.
17. Porque te diviertes en familia cuando hacemos planes de ocio.
18. Porque compartimos aficiones y nos gusta.
19. Porque te hemos mostrado otras formas de divertirte.
20. Porque tu grupo de referencia no puede tener como único interés el consumo de alcohol.
21. Porque beber cuando eres menor puede meterte en problemas legales.
22. Porque tienes que saber que las expectativas hacia el alcohol no siempre son verdad.
23. Porque el tiempo es oro y no hay que desaprovecharlo.
24. Porque sentir emociones negativas te hace más inteligente.
25. Porque puedo enseñarte a subir la adrenalina.
26. Porque no puedes hacer solo lo que te apetece.
27. Porque tienes que aprender a soportar tus emociones y no a escapar de ellas.
28. Porque el miedo solo se combate enfrentándolo.
29. Porque la ira se calma si uno quiere, no si uno la evade.
30. Porque tienes que aprender a medir los riesgos que quieres asumir.
31. Porque te puedo desmontar las opiniones e ideas equivocadas que escuchas sobre el alcohol y su consumo.
32. Porque el consumo afecta en mayor medida a tu organismo, que está aún por madurar.
33. Porque consumir alcohol siendo menor puede afectar a tu desarrollo.
34. Porque necesitas desarrollar la atención, la memoria y la capacidad de concentración.
35. Porque consumir alcohol si eres menor de edad, disminuye tu rendimiento escolar.
36. Porque tienes que saber diferenciar cuando lo que escuchas es verdad y cuando te mienten.
37. Porque lo que haces ahora te pasará factura en el futuro.
38. Porque el poder reside en tu esfuerzo.
39. Porque el alcohol puede llegar a ser adictivo si realizas un consumo abusivo.
40. Porque no todos los que beben son alcohólicos, pero todos los alcohólicos empiezan bebiendo.
41. Porque eres ‘guay’ todos los días.
42. Porque vales por lo que eres y no por lo que haces.
43. Porque decir ‘no’ es una habilidad fundamental y más.
45. Porque quiero que te plantees qué te aporta beber.
46. Porque es la mejor forma de aprender a quererse.
47. Porque el mundo no siempre es de color de rosa.
48. Porque lo que te da el alcohol es efímero, pero lo que consigues por ti mismo es para toda la vida.
50. Porque hay otras formas de premiarse.
51. Porque no todo es blanco o negro y tienes que aprender a ver los grises.
52. Porque hasta la mayoría de edad tienes la obligación legal de no beber. Después serás tú quién decida.
53. Porque entiendo que eres rebelde por definición
54. Porque no eres de mi propiedad, pero necesitas a tus padres.
55. Porque te he dicho que no lo hagas.
56. Porque eres menor y yo tu figura de autoridad referente.
57. Porque los padres sí controlamos.
58. Porque no quiero estar permanentemente discutiendo contigo.
59. Porque necesitas desarrollar tu autocontrol a través del control que te planteo.
60. Porque caerte mal forma parte de mi función como padre.
61. Porque me fío de ti aunque no estemos juntos.
62. Porque confías en mi y te sirvo de modelo.
63. Porque no me has visto abusar del alcohol, aunque sí hacer un consumo responsable.
64. Porque no he necesitado tener una copa delante cuando he hablado contigo.
65. Porque lo que ves en casa, es lo que espero que hagas fuera.
66. Porque quiero que aprendas a ser responsable.
67. Porque un padre vigila y un colega te entretiene.
68. Porque desarrollas formas alternativas de resolver conflictos.
69. Porque tienes que hacerte responsable de tus comportamientos.
70. Porque tenemos que aprender a consensuar en familia.
71. Porque tienes que comenzar a negociar.
72. Porque tenemos que ceder los dos.
73. Porque los sermones aburren y no ensenan.
74. Porque tengo que explicarte y tú, entenderme.
75. Porque avergonzarte te pone en mi contra.
76. Porque tengo que empezar a verte como un adulto.
77. Porque te rebelas contra las imposiciones y las prohibiciones.
78. Porque si me preocupo por ti te sientes querido.
79. Porque tienes que salir sin que a mí me de un ataque de nervios.
80. Porque tengo que seguir educándote.
82. Porque me fio de lo que te he ensenado hasta ahora.
83. Porque no quiero convertirme en tu guardaespaldas.
84. Porque no quieres un policía en vez de un padre.
85. Porque tenerte como hijo no es una fuente de problemas,si no de satisfacciones.
86. Porque escucho tus motivos, pero eso no te da la razón.
87. Porque no quiero asustarte, quiero enseñarte.
88. Porque me recuerdas a mí cuando tenía tu edad.
89. Porque ni tú ni yo somos perfectos.
90. Porque cuesta decir ‘lo siento’.
91. Porque a veces decimos cosas de las que nos arrepentimos.
92. Porque te estas definiendo como adulto y quiero apoyarte.
93. Porque tienes que aprender a tomar tus propias decisiones.
94. Porque sigo siendo el adulto que te sostiene cuando te equivocas.
95. Porque intento entenderte y acompañarte.
96. Porque no quiero aleccionarte, quiero que madures.
97. Porque haces cosas mal, pero no eres malo.
99. Porque tienes muchas cosas que contar y yo muchas ganas de escucharte.
100. Porque encuentro miles de razones por las que me siento orgulloso de ti.

La razón 101: Porque no deseo para ti nada que pueda hacerte daño.

www.elmundo.es/yodona/2014/12/15/548ed4bce2704e921b8b4584.html



Pin It on Pinterest

Share This