«Debemos recordar que la diversidad es buena y la homegeneidad aburre» – Solidaridad Intergeneracional
21132
post-template-default,single,single-post,postid-21132,single-format-standard,bridge-core-2.2,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-27943

«Debemos recordar que la diversidad es buena y la homegeneidad aburre»

«Debemos recordar que la diversidad es buena y la homegeneidad aburre»

Se declara inconformista y con afán de superación en todo momento. Pablo Pineda es el primer europeo con síndrome de Down que obtiene un título universitario. Muchos lo recuerdan por ser el protagonista de la película «Yo, también», papel por el que se alzó con la Concha de Plata en el Festival de Cine de San Sebastián.
Lejos de los focos, Pineda se presentó, ayer en el Teatro Colón Caixa Galicia, ante más de los 800 asistentes al primer Congreso de Jóvenes «Lo que de verdad importa», organizado por ADEMÁS Proyectos Solidarios. Su objetivo: contar su propia experiencia porque, tal y como aseguró, «debemos recordar que la diversidad es buena y la homegeneidad es aburrida».
Sin duda, un ejemplo a seguir por todos. «Siempre quiero más y nunca me doy por vencido porque tengo un gran espíritu de lucha». Pineda es joven y, como tal, asegura que la juventud es «la piedra del futuro, por lo que tenemos que combatir contra las injusticias, unirnos y conseguirlo».
Un hijo más

Durante su intervención, el alabado actor defendió la normalidad y la integración en la sociedad de todas las personas con discapacidad intelectual.
En este sentido, Pineda quiso destacar el papel de los progenitores. «Para mis padres he sido un hijo al que educar, no un síndrome de Down al que cuidar. Así se comienza, porque las personas con discapacidad estamos ahí aunque no se nos vea lo suficiente», exclamó.
A este licenciado en Psicopedagogía no le gusta el término «discapacitado». «Todos tenemos alguna discapacidad, algún sueño u objetivo inalcanzable», sin embargo es consciente de la necesidad de cambiar la mentalidad social, «Ahora sobran las palabras y falta la actitud», sentenció.
Si hablamos de futuro, Pineda sabe que el suyo no está en el cine. «La fama es algo volátil y no quiero viver del éxito sino ser útil y trabajar como cualquiera». Por eso quiere ser profesor. «Mi labor culminará cuando el síndrome de Down no sea noticia porque se haya normalizado y tengamos los mismo derechos», concluyó.
«Solidaridad en la crisis»

En el acto de inaugración del Congreso, la conselleira de Traballo e Benestar, Beatriz Mato, señaló la «solidaridad, el esfuerzo y el compromiso» como motores «fundamentales» para que la sociedad avance en el actual momento de crisis económica.
Mato destacó las «experiencias vitales», tanto del propio Pineda como de los también ponentes Pedro García y Nando Parrado. García, tras proclamarse campeón del mundo de waterpolo ha logrado salir del mundo de las drogas y el alcohol mientras que Parrado es uno de los supervivientes del accidente aéreo de Los Andes.
«Son ejemplos de que la sociedad se mueve para bien», apuntó la titular de Traballo e Benestar, a la vez que resaltaba la «importancia» de que los jóvenes adquieran valores como la responsabilidad, el esfuerzo de superación o el compromiso.
Beatriz Mato estuvo acompañada por Felipa Jove, presidenta de la Fundación María José Jove y presidenta de honor del Congreso en La Coruña; patrocinado por la Fundación Rafael del Pino, la Fundación Repsol, la Fundación AXA y Fundación Caixa Galicia. Además, cuenta con el apoyo de la Xunta de Galicia y el Ayuntamiento de La Coruña



Pin It on Pinterest

Share This