Para personas mayores
Asistente virtual
Asistente virtual
Nuestro asistente te ayudará a encontrar lo que buscas... Asistente virtual
asistente virtual


Solidaridad Intergeneracional
Es una asociación de ámbito estatal de personas mayores y familiares, sin ánimo de lucro, que nace para prestar servicios sociales a las personas mayores y familiares que residen en el medio rural.

Los datos de nuestra sede central son:

Asociación de personas mayores Solidaridad Intergeneracional
Calle Guerrero Julián Sánchez, 1 Bajo
49017 Zamora
Teléfono 900 101 332
si@solidaridadintergeneracional.es
Ver el video
Barra Visual
Tamaño de letra:
Aumentar tamaño letra
Disminuir tamaño letra
Imprimir:

Icono del boletínOpinión

URGE PEDIR LA DEPENDENCIA Y LA DISCAPACIDAD

A partir del 1 de Julio de 2015 se permite el acceso a los servicios y/o prestaciones económicas que ofrece la Ley 39/2006 a las personas que estén valoradas y que cuenten con Resolución que indique el GRADO I.

La LEY DE ATENCIÓN A LA DEPENDENCIA ha sido profundamente reformada desde 2011, y no para ofrecer más y mejor, sino todo lo contrario. Uno de los cambios ha sido el retraso en el calendario de aplicación impidiendo incorporarse al Grado I desde 2011 hasta Julio de 2015 para aquellas personas que siendo dependientes cuentan con Resolución de Grado I. Estas personas necesitan el apoyo de otra, para realizar varias actividades básicas de la vida diaria, al menos una vez al día, o tener necesidades de apoyo intermitente. Estas actividades pueden ser: comer, levantarse, acostarse, vestirse, desvestirse, tomar la medicación, aseo, gestionar la propia vida, etc. Indico que urge solicitar la Ley porque el procedimiento mínimo en Castilla y León es de 6 meses. Durante este tiempo de tramitación, aunque la Administración conozca la situación de dependencia de cualquier Grado, no se tendrá derecho a ningún apoyo público. No hay retroactividad.

A modo de recordatorio los servicios son prioritarios frente a las ayudas económicas y forman parte del catálogo y son los siguientes: Teleasistencia, Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD), Centro de Día/Noche, Residencia, además existen otros menos conocidos, como es el de Promoción de la Autonomía Personal y el de Prevención de la dependencia. Estos están más indicados para el Grado I junto a los servicios que permiten continuar en el hogar. Incluso para solicitar solo el SAD, hay que solicitar la Ley de Dependencia.
Cuando estos servicios públicos o concertados no estén disponibles, o por otras razones, se podrá acceder a lo que denominan “Prestación Vinculada al Servicio”, que consiste en facilitar un importe económico para que obligatoriamente se adquiera en el mercado el servicio para el que esté destinado. Se tendrá que acceder a los servicios que se reflejen en la Resolución, y que forman parte del Catalogo de la Ley. Por tanto habrá empresas, pequeñas y gran- des que ofrezcan estos servicios en el domicilio.
Otra opción hasta ahora poco utilizada, y que podría ser una solución interesante para muchas personas dependientes es la “Prestación de Asistencia Personal”.

Esta ayuda económica se destina a pagar una factura, para que una persona profesional del cuidado se encargue durante unas horas al día de la persona dependiente. Está persona puede ser trabajador/a autónomo/a o ser contratado a través de una empresa. Es similar al SAD, pero en este caso se podría elegir a la persona, que no puede ser familiar.
La Junta de Castilla y León obliga a registrar el servicio que se presta, y ha de contar con un numero identificativo para poder realizar la actividad y facturar. Hasta aquí todos son servicios. Unos los pagamos a una empresa o entidad los presta y nos cobra un precio que tenemos que abonar y otros los tenemos que localizar nosotros, es decir, hemos de buscar las empresas o autónomos y llegar a un acuerdo de cuantas horas, cuantos días, que días y a cuanto la hora.
Por último, existe la única que consideran PRESTACIÓN ECONÓMICA, que es la recibida por la persona dependiente para el cuidado en el entorno familiar. Esta consiste en un importe económico, siempre por debajo de 317 €/mes para el Grado III que es el máximo, y si el grado es inferior, la cuantía será inferior destinándose al cuidado en el hogar, a la accesibilidad, a la adquisición de mobiliario adaptado, etc. En fin que con la reforma hecha por el gobierno del Estado y especialmente las dificultades añadidas por la Junta de Castilla y León que tiene competencias para ello, esta ayuda económica está en proceso de liquidación porque dicen los políticos que no genera empleo (no figuran en las estadísticas), ni retornos económicos (un autónomo o empresa, tiene que pagar seguridad social e impuestos).

Ambas cosas son ciertas, no pueden incluir a las cuidadoras, fundamentalmente mujeres, en las estadísticas porque legislaron para que no hubiese un contrato laboral entre el dependiente y el familiar cuidador, además han eliminado la cotización a la seguridad social del cuidador, y ahora están totalmente desprotegidos, invisibilizados y tratan de dar una imagen devaluada del cuidador familiar. Porque estamos en la era de la modernidad, dicen, y no queda bien que las mujeres/hombres se hagan cargo del cuidado, es mejor que sean profesionales, que lo adquiramos en el mercado.

Los cuidadores familiares, insisto fundamentalmente mujeres, (y digo yo que todos somos hijos e iguales, con las mismas responsabilidades) siguen siendo en 2015 la mitad de todos los servicios y prestaciones que ofrece la Ley, a pesar de los recortes brutales realizados especialmente en Castilla y León que no han fijado un mínimo básico a recibir por el cuidado de un gran dependiente en el hogar llegando a resolver 50 €/mes, mientras que en Cataluña o Andalucía por lo mismo se abona a la familia más de 300 €/mes y si se fuese a una residencia, centro de día, SAD, Asistencia Personal podrían superarse los 700 €/mes.

Si desde 2007 que nació el derecho subjetivo de ciudadanía para la atención de la dependencia, han sido más numerosas las solicitudes del cuidado familiar, que del resto de servicios siendo estos prioritarios, también ha sido porque las Administraciones lo aprobaban sin mirar, porque los repartos financieros entre CC.AA. les favorecía aprobar la prestación MAS BARATA del sistema que es la de cuidado familiar, y recibir del Estado la cuantía mayor porque los criterios de reparto no diferenciaban los tipos y los costes de los servicios.

SOLICITAR TAMBIÉN LA DISCAPACIDAD

El gobierno ha anunciado una devolución de 1.200 del impuesto del IRPF en relación con la discapacidad. Discapacidad y Dependencia no son lo mismo, aunque es bastante probable que una persona dependiente sea una persona con discapacidad, pero no a la inversa. Para poder beneficiarse se ha de contar con el certificado de Discapacidad que hay que solicitarlo en los centros específicos de la provincia de residencia y en 3 meses de tendrá el certificado.

Autor: Ana Isabel Esteban
Presidenta de Solidaridad Intergeneracional
Comillas decorativas
Poque creemos en una madurez diferente para el medio rural