Para personas mayores
Asistente virtual
Asistente virtual
Nuestro asistente te ayudará a encontrar lo que buscas... Asistente virtual
asistente virtual


Solidaridad Intergeneracional
Es una asociación de ámbito estatal de personas mayores y familiares, sin ánimo de lucro, que nace para prestar servicios sociales a las personas mayores y familiares que residen en el medio rural.

Los datos de nuestra sede central son:

Asociación de personas mayores Solidaridad Intergeneracional
Calle Guerrero Julián Sánchez, 1 Bajo
49017 Zamora
Teléfono 900 101 332
si@solidaridadintergeneracional.es
Ver el video
Barra Visual
Tamaño de letra:
Aumentar tamaño letra
Disminuir tamaño letra
Imprimir:

Icono del boletínOpinión

UNA MIRADA DE IDA Y VUELTA

Autor : Ana Isabel Esteban
Presidenta de Solidaridad Intergeneracional

Cuando mueren personas que han sido para nosotros referentes, como el Sr. Adolfo Suárez (82 años) uno comienza a ser mayor. Si echamos una mirada de 30 años atrás nos encontraremos en 1984, que además de ser una novela fundamental del Siglo XX, escrita por George Orwell, en la que describe de forma analítica los regímenes totalitarios, fue este un año también destacable por distintos hechos que mencionaré con la idea de darnos cuenta de la velocidad a la que acontecen los hechos y los cambios acaecidos.
En este año, Apple presenta en EE.UU. el primer ordenador personal comercializado exitosamente, llamado Macintosh 128K con interfaz y ratón. Esto en España sonaba a ciencia ficción, no sabíamos ni de que hablaban, aquí lo más avanzado eran las máquinas de escribir eléctricas, el telefax, y el teléfono fijo. Comenzábamos a darnos cuenta que los cambios prometidos por la primera mayoría absoluta de la democracia del primer gobierno socialista con el Sr. Felipe González a la cabeza, no iban a ser como habíamos imaginado. La tasa de paro era del 17,81% de la población activa, una inflación del 12,2% y un crecimiento del 2,07%. Por supuesto no estábamos en la Unión Europea, ya que no sucedió hasta 1986.
En ese mismo año se realiza con éxito en España (Barcelona) el primer trasplante de hígado, nace la primera niña probeta en nuestro país; el pintor Salvador Dalí, anuncia la creación de la Fundación que llevará su nombre; los Reyes de España visitan oficialmente por primera vez Castilla y León; la empresa Seat en Barcelona produce el primer automóvil Ibiza; despega el primer transbordador espacial Discovery de la NASA; la televisión BBC News da a conocer al mundo la hambruna que sufre Etiopía con 10 millones de personas en riesgo vital; el huracán Hortensia alcanza las costas de Galicia causando daños por valor de 10.000 millones de pesetas y se descubre un “agujero” de Banca Catalana por valor de 63.855 millones de pesetas. España contaba entonces con 38,2 millones de personas y la tasa de envejecimiento era del 11.2% con 4.2 millones de personas mayores de 65 años.

Después de tres décadas vividas los avances logrados en la ingeniería, biología, neurociencia, medicina, etc., han sido espectaculares. Contamos con inteligencia artificial en pleno desarrollo, con la robótica que ha revolucionado la manera de fabricar o de trabajar; con comunicación instantánea con casi cualquier parte del mundo, comunicación que se realiza desde un dispositivo inteligente, móvil, personal, individualizado y con costes aún altos, pero asequibles para una gran parte de la población de los países desarrollados que nos permite adquirir conocimiento e información desde cualquier lugar y a cualquier hora.

Estos cambios importantes tienen ventajas, pero también inconvenientes a los que hay que hacer frente, y nos obligan a repensar el futuro. La tecnología inteligente, es muy útil y facilita la vida de la población. Pero esta tecnología desplaza del trabajo a la gente, necesita menos manos, y se empobrece por falta de oportunidades. Algo habrá que hacer, o rehacer, porque los dueños de la tecnología (2% de los ricos del mundo poseen lo mismo que el 80% de la población mundial) seguirán aumentando sus riquezas, mientras la población seguirá empobreciéndose cada vez más.

Ahora en 2014, España cuenta con 46,8 millones de personas de las cuales 8.1 son mayores de 65 años y representan el 17,3% de la población. Hemos subido 6 puntos en 30 años, pero se ha doblado el número de mayores. La esperanza media de vida en el siglo XX, se ha duplicado, pasando de 40 a 80 años.

30 años después
En 2044 las proyecciones que realiza el INE estiman que habrá 42,8 millones de españoles, y más de 14 millones de personas mayores de 65 años que representarán el 32,7% de la población. De ellos 4,8 serán mayores de 80 años que serán los realmente viejos. Se incrementa 15.4 puntos de tasa de envejecimiento en 30 años, y el número aumenta en 6 millones.

Internet ha trasformado el mundo ya, pero hay personas que están trabajando para prever y proveer que ocurrirá en los próximos 30 años. Lo que apuntan, a sabiendas de que se pueden equivocar pasa por lo siguiente:
Habrá más máquinas más inteligentes, de hecho se está ya trabajando para construir mentes industriales.
Uno de los cambios profundos que modificaran nuestra forma de vivir será, según los expertos científicos, la automatización de los vehículos, es decir circularan vehículos por las carreteras y ciudades con pasajeros o mercancía, pero sin necesidad de conductores.
La medicina, para quién la tenga si dejamos que se privatice, será personalizada, y se conocerá anticipadamente las enfermedades para las que se está predispuesto genética y ambientalmente. Ello contribuirá al alargamiento de la vida, es más se piensa que será posible la Auto-modificación humana. Se está ya investigando como se estructura el cerebro, y también el resto del cuerpo. La naturaleza se podrá modificar de forma profunda y se alteraran los mecanismos de envejecimiento y se podrán reparar mecanismos dañados del cuerpo. Es posible que se creen nuevos organismos.
La economía post-subsistencia, no podrá seguir basándose en el capitalismo salvaje, el darwinismo económico y la ética calvinista que subyacen implícitamente en los sistemas actuales, porque generará unas tasas de desempleo antes nunca vistas, mas pobreza, diferencia mayor entre ricos y pobres y con ello mayor riesgo de levantamiento social violento.
La exploración del espacio será más fácil para empresas y multimillonarios, de allí podrán llegar nuevas oportunidades de vida, de negocio, de economía, etc. Con la compresión actual de la ciencia de los materiales, y la nanofabricación, será posible construir un ascensor espacial para ir a buscar en el espacio infinito otras vidas, y otros recursos.
El concepto de familia seguirá evolucionando y cada vez menos se parecerá a “un amor para toda la vida” y a las familias “nucleares” de las que venimos. Habrá mayor libertad sexual para todos los seres humanos, aceptando la singularidad de cada uno.
La vida social digital, podrá crear burbujas individuales que entorpezcan las relaciones sociales presenciales.
La igualdad entre hombres y mujeres en el mundo se impondrá y las mujeres irán ocupando el espacio que la historia les ha relegado durante siglos.
La formación académica, será en línea, es decir digital, a través de la red, de hecho ya existen universidades gratuitas para facilitar la formación superior a cualquier persona del mundo. Hasta hay quien piensa que en el futuro nos tomaremos una “pastilla de inglés” y conocimiento del idioma se alojará en las neuronas correspondientes.

Para llegar a ver todo esto, una cosa es segura, hay que vivir. Vivir saludablemente, con vitalidad, con ganas de estar en el mundo y no solo pasar por él. Te has preguntado alguna vez, ¿Qué viejo/a quieres ser? Serás el viejo que decidas, voluntaria o involuntariamente. Un 25 % lo determinan los genes, el 75% lo decides tú. 4 son los pilares, que según estudios científicos recientes confirman que alargan la vida y mejoran su calidad. Y uno más, os lo apunto yo.
Cuidar el cuerpo (dieta mediterránea y ejercicio diario)
Cuidar la mente (ejercicio mental, lecturas, actividades)
Sentirse feliz - (pensamiento positivo, aceptarse)
Relacionarse y participar con los demás (familia, amigos, y la sociedad)
Tener hucha propia, porque las pensiones serán progresivamente devaluadas.

¡Nos vemos en 2044!
Comillas decorativas
Poque creemos en una madurez diferente para el medio rural